DE BUENA FUENTE

¡ENHORABUENA!

La secretaria de turismo, Azucena Ramos, al frente de la delegación Coahuila, obtuvo importantes premios en el reciente concurso “Lo mejor de México” realizado en Acapulco, Guerrero.

La titular de turismo en Coahuila, que remplazó a la tristemente célebre Lupita Oyervides, no ha dejado desde su llegada de luchar por reactivar y ofertar los atractivos turísticos de Coahuila, y hoy su esfuerzo rinde frutos.

Cuatro Ciénegas resultó el Mejor Pueblo Mágico para una escapada de aventura, y la delegación Coahuila obtuvo el primer lugar como el mejor stand del país.

 

PANDORA

Es curioso, pero luego de que se fue del PAN, anda fuerte el run run de que al jurisconsulto monclovense, Martin Esteban Blackaller, le van a reactivar una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción de Coahuila.

El tema puede parecer insustancial, pero no lo es, pues Martin jugó un importante rol en las administraciones municipales panistas de Gerardo García y de Alfredo Paredes.

De resultar cierto el rumor, Jesús Homero Flores Mier, titular de esta dependencia, estaría a punto de abrir una caja de Pandora en detrimento de la inminente alianza electoral PAN, PRI, PRD.

Imagine usted lo que el “Blaky” sabe de los negocios y otros asuntos del Gerry y Paredes.

 

EL MINERO SOLITARIO

Para nadie es un secreto que Fernando Mendoza es un empresario carbonero afín a Altos Hornos de México, que creó al amparo de oscuros intereses un cacicazgo empresarial en la región carbonífera.

De hecho, AHMSA mantiene un millonario adeudo con este, debido a que le suspendió los pagos por suministro de carbón a las empresas subsidiarias de la acería monclovense.

Durante muchos años, Fernando fue uno de los proveedores consentidos en AHMSA y en la CFE a la hora de surtir carbón, mismo que compraba al resto de los mineros a precios irrisorios e injustos.

El empresario sabinense se convirtió pronto en un hombre económicamente poderoso, pero avaro a la hora de pagar las cargas del mineral negro, lo que le ganó, hasta la fecha, la animadversión de la gente en la región carbonífera.

Ahora que la CFE lo trata de igual al resto de los proveedores, y le niega el trafico de influencias al que estuvo acostumbrado, Fernando Mendoza alza la voz, critica el precio del carbón, y pretende liderar un movimiento en contra de la paraestatal.

Fernando cosecha lo que sembró, y esta solo en su lucha por volver a ser el proveedor predilecto de la CFE, cosa que, en este sexenio, seguramente no pasará.