A LA BÁSCULA

 

CRUCE DE CAMINOS  

Justo a un mes de que arranquen las campañas electorales para la renovación de la gubernatura en seis entidades del país, el 5 de junio próximo, en Durango la situación se empieza a poner candente. Dado que Morena y sus aliados dieron el primer paso en la perfilación de su candidata Marina Vitela, mientras enfrente se seguía debatiendo sobre si se concretaba la alianza entre PRI-PAN-PRD y quién sería su abanderado, la candidata de Juntos Haremos Historia, por lógica, aparecía en el primer lugar de todas las encuestas que se realizaban todavía al cierre de diciembre pasado.

El rumbo de la intención del voto empezó a dar un giro a partir de enero en que la definición por parte de Morena de la candidatura de Vitela Rodríguez, que abrió el frente con José Ramón Enríquez, quien a la fecha se sigue considerando despojado y mantiene su luchita viva, aunque muchos lo dan ya ‘por muerto’. En tanto se anunciaba la concreción de la alianza ‘Va por Durango’, y casi enseguida la definición de su abanderado, Esteban Villegas Villarreal.

De acuerdo con las mediciones de distintas casas encuestadoras, entre la segunda y la tercera semana de enero se dio un ‘cruce de caminos’ en los números de la intencionalidad del voto, en el que Villegas Villarreal empezó a darle la vuelta a los números, rebasando a Vitela Rodríguez, y según en el ejercicio realizado por Massive Caller al 1 de marzo aquél registra ya una preferencia de 42.1 por ciento, en tanto que ésta aparece con 34.7 por ciento, esto es, una diferencia de  7.4 puntos porcentuales, aunque hay un 17.1 por ciento de ciudadanos duranguenses que aún no han decidido a quién le otorgarán su voto.

Dice un viejo adagio popular que ‘caballo que alcanza gana’, y sobre ese carril está trabajando Villegas Villarreal con militantes, simpatizantes y dirigentes del PRI-PAN-PRD, para arrancar en esa posición el 3 de abril, día que inician formalmente las campañas para la gubernatura. Trabaja, además de con la estructura partidista de los integrantes de ‘Va por Durango’, con una paralela con los más allegados colaboradores para llegar hasta el último de los rincones del estado, con la ventaja de que como ya recorrió toda la entidad hace seis años, hay un alto conocimiento de su persona, y él de la problemática que enfrenta cada una de las regiones y municipios duranguenses.

En los cuarteles de enfrente, se han encargado de tender un velo de misterio respecto de sus actividades, quizá para no testerearle a José Ramón Enríquez y deje de hacer olas, esto en el lado morenista; pero algo muy similar ocurre con la candidata de Movimiento Ciudadana, Paty Flores, aunque en este último caso, quizá ella misma se sabe con muy pocas posibilidades, ya que apenas registra 6.1 por ciento en la intencionalidad del voto.

En ambos casos, hemos intentado entrar en comunicación con sus equipos de comunicación para estar al pendiente de las actividades que ambas realizan, pero nada, silencio absoluto, no ha habido respuesta, vaya usted a saber si se trata de una estrategia previendo una eventual derrota, y poder responsabilizar a los medios por no difundirles sus actos. Pero la invitación está hecha y no hemos recibido más que silencio absoluto. Allá ellos.

Además, en el caso de Marina, pareciera que la candidata a la gubernatura del estado está distraída, y poniendo toda su atención en imponer a su hija putativa Betzabé Martínez como candidata a la alcaldía de Gómez Palacio, lo que le ha abierto un frente innecesario con Omar Castañeda, síndico con licencia y diputado federal con licencia, quien tiene un largo camino recorrido y aparece como el mejor posicionado de Morena, y a quien se la quieren ‘hacer de agua’.

Mientras tanto por el lado de la alianza Va por Durango, al que será su candidata a la alcaldía de Gómez Palacio, Leticia Herrera Ale, vela armas esperando la llegada del 13 de abril para iniciar la campaña formal, sin que nada le inquiete para encaminarse rumbo a su tercera administración al frente del segundo municipio de mayor importancia en el Estado.

En Lerdo, el que parece no traerlas todas consigo es Homero Martínez Cabrera –quien busca la reelección-, a quien los ciudadanos lo han seguido hasta al momento de ir a hacer el ‘súper’ para reclamarle y plantársele con mantas, debido al grave problema de desabasto de agua en que está sumido el municipio y sin visos de solución, y a quien en más de una ocasión le han advertido que ya vienen las elecciones. Los lerdenses están enojados, y en serio, porque el sistema operador de agua potable, el Sapal, ni da solución a las necesidades de la gente, y lo que es más, su gerente es incapaz de dar la cara ante el problema generado en casi todo el municipio. Ahí se empiezan a encender los focos amarillos. La venta que tiene es la lucha interna de Morena por la definición de su candidatura, pero si ésta recae en Georgina Solorio, las cosas se pueden complicar.

Ya iremos viendo.

 

 

laotraplana@gmail.com

@JulianParraIba