DE BUENA FUENTE

EFECTO “FOSFO”

El alcalde saltillense, Manolo Jiménez, amaneció en los cuernos de la luna tras su último informe de gobierno y la invitación que recibió para asumir la secretaria de Desarrollo Social en el gobierno de Miguel Ángel Riquelme.

El edil capitalino se posiciona muy anticipadamente como virtual candidato del PRI a la gubernatura, y según dicen, ya existe un plan para destrabar cualquier posible oposición desde Palacio Nacional.

Según información neolonesa confidencial, en Coahuila tienen confianza que el gobernador de Nuevo León, Samuel García, hará click político con Manolo, pues son casi de la misma edad.

Ya de amigochos, -afirman- será fácil que Samuel le pueda abrir de par en par las puertas del despacho principal en Palacio Nacional, y presentarlo como una opción de unidad.

Pero dicen los Colosistas que en esa ecuación existe un solo problema, y es que Movimiento Ciudadano y Morena van a ir en alianza en Coahuila en la lucha por la gubernatura. ¿Será?

 

¿Y CÓMO ES EL?

El destape anticipado de Manolo trae una pregunta crucial en la clase política comarcana, para el manejo del andamiaje electoral tricolor.

¿Quién va a ser el nuevo líder del PRI coahuilteco?

Hasta el martes pasado, todo mundo daba por hecho la llegada del legislador sabinense Chuma Montemayor al liderazgo estatal del partido en el poder.

Pero si la designación de Chuma viene directa de Palacio Rosa, ¿no será mejor dejar que Manolo decida un perfil cercano a su proyecto político?

Chuma es un joven institucional, capaz y disciplinado, por lo que seguramente trabajará en favor del aspirante que designen.

Aunque para llegar a sustituir a Rigo Fuentes al frente del PRI, es indispensable hoy más que nunca, el visto bueno del aún alcalde de Saltillo.

Por lo pronto algunos politólogos de café manejan varios apellidos posibles, y uno de ellos es Medrano. No esta fácil, ¿verdad?

 

LA PREGUNTA DE HOY:

Y ahora que ya sabemos con tanta anticipación que Manolo es el candidato, ¿en que nos vamos a entretener los especuleros y columnistas?