DE BUENA FUENTE

Duda existencial

¿A dónde van los muertos? Es la recurrente pregunta que se escucha en la clase política de los principales municipios de Coahuila.

Y es que se presume que algunos alcaldes salientes pueden convertirse en cadáveres políticos a partir de enero próximo, luego de concluir su mandato al frente de las administraciones municipales.

La historia señala que la mayoría de los ediles son rescatados y ubicados en cargos regionales de poca monta.

Sin embargo, otros, lo menos, son enviados al ostracismo político, por su mala imagen, porque dejaron de ser útiles y se convirtieron en lastres, remoras, y casi candidatos al presidio

No será el caso de Claudio Bres, alcalde morenista de Piedras Negras, que dejará la presidencia por la puerta grande, con importantes logros en la modernización y el desarrollo de Black Stone.

Claudio regresará a la iniciativa privada, a su radiodifusora, y otros negocios, luego de evitar con su triunfo, la llegada del narcotráfico a la alcaldía nigropetense.

En ciudad Frontera, Lencho Siller, al que apodan el “loco”, cumplió su sueño de llegar a la alcaldía, luego de ser el eterno coordinador de campaña de anteriores candidatos priistas.

A la fecha nadie se explica cómo es que el Auditor Superior Armando Plata, le ha perdonado tanta triquiñuela financiera y presuntos desvió de recursos, que seguramente le permitirán evitar la cárcel.

En Sabinas, el udecista Temo Rodríguez, es la copia barata de Florencio, ambos usan ropa vaquera, sombrero stetson, y tiran pal monte.

Temo se pasó los tres años, entre brindis y carnes asadas, sin lograr beneficios para la ciudad, aunque si, para él y sus amigos, a los que presume que tiene asegurado un cargo regional.

Es fácil deducir que, para los cadáveres políticos, en México debe existir un paraíso de cleptómania.

Bendito destino…

***

Vuela, vuela.

El gobierno de Estados Unidos aplicará desde este lunes, una serie de medidas sanitarias para aquellos extranjeros que deseen ingresar vía aérea a su territorio.

A partir del 6 de diciembre, todos los viajeros que no sean ciudadanos estadunidenses, ni inmigrantes de este país, que ingresen vía aérea a la nación, deberán realizarse una prueba anticovid-19, no más de un día antes de viajar, y presentar el resultado al abordar el avión.

Esto sin importar que ya estén vacunados en sus respectivos países