DE BUENA FUENTE  

En la Biblia, en el evangelio de Mateo 25;14-28, se narra la historia de tres siervos a los que se les entregaron bolsas de oro para incrementar la riqueza de su patrón, mientras este partía a un largo viaje.

Al primero le entregaron 5 mil monedas, al segundo le dieron 2 mil y al tercero solo le entregaron mil monedas.

El hombre de las 5 mil monedas, de inmediato negoció con ellas, y duplicó la cifra, en tanto que el segundo también logró conseguir el doble de las 2 mil monedas.

Pero el tercero no quiso arriesgar ni perder el dinero, y escondió las mil monedas en un hoyo esperando la llegada de su patrón.

Cuando este regresó, reunió a los tres hombres y preguntó por el dinero que les dejó a cada uno, a lo que el siervo de las 5 mil monedas le entrego diez mil piezas, el segundo hizo lo propio y le regresó 4 mil calderillas en metálico.

El viajero, entonces los felicitó por duplicar sus ganancias y prometió darles mayores responsabilidades y mejores oportunidades laborales.

El tercer hombre se presentó ante su patrón y le explicó que, sabedor de que era un hombre duro y vengativo, tuvo miedo de fracasar, y mejor escondió las mil monedas para entregárselas a su llegada.

El sujeto montó en cólera, y tras acusarlo de haragán y perezoso, ordenó que le quitaran las mil monedas, y lo pusieran en la calle.

Es posible que esto último le ocurra a Reyes Flores Hurtado, quien, en su calidad de coordinador federal de Programas Sociales, tuvo miedo de usarlos a favor de Morena en la pasada elección por temor al enojo del presidente López Obrador.

Torpe y perezoso, Flores Hurtado no actuó para multiplicar los votos, y ahora enfrenta el juicio de su superior, que le reprocha esconder la lista de beneficiarios en un hoyo.

Reyes ya no estará en la próxima elección, eso es seguro…

 

CORTAR CABEZAS

El Partido Acción Nacional vive en Coahuila una severa crisis política y existencial, y su dirigencia debe actuar en concordancia.

El PAN se encuentra casi en rigor mortis, pues la sangría de militantes hacia otros partidos, ha sido continua y permanente desde hace varios sexenios.

Y los que se quedaron, como el ex legislador Marcelo Torres Cofiño, el edil monclovense Alfredo Paredes, y el alcalde de Nueva Rosita, Julio Long, fueron abducidos y debilitaron desde adentro a la estructura directiva albiazul.

Los citados personajes deben ser expulsados del blanquiazul, si este quiere dar una demostración de lo que le ocurre a quien ve solo por sus propios intereses, sin respetar al partido.

Por cierto, Julio Long ya es del PRI.