DE BUENA FUENTE

Todo cambia

Los monclovenses Antonio Harb, y Antonio Karam Maccise, puede que hayan sido los últimos grandes secretarios de Obras Públicas en Coahuila.

El primero en tiempos del gobernador Eliseo Mendoza Berrueto, y el segundo en la administración estatal del doctor Rogelio Montemayor Seguy, se distinguieron por contar aún con recursos para obra, y por gozar del respeto de la clase empresarial y política.

Ahora que leo y observo que los alcaldes electos de la entidad, viajan a la capital del país en busca de apoyo para sus respectivos ayuntamientos, recuerdo que ese recorrido lo hacían solo aquellos que estaban bien apadrinados y mejor relacionados con funcionarios de alto nivel en México.

Las visitas que hoy en día hacen a las oficinas federales, Mario Dávila, presidente municipal de Monclova, Roberto Piña, alcalde de Frontera, y la alcaldesa de Múzquiz, Tania Flores, antiguamente se realizaban religiosamente a las dependencias estatales en Saltillo.

La falta de recursos, y luego las decisiones unilaterales de los gobernantes para imponer obras en cada municipio, mermó el respeto por las oficinas estatales, que se convirtieron en dependencias paga nóminas y sin decisión.

Los perfiles de los titulares, también bajaron paulatinamente, y ahora es difícil recordar los nombres de los secretarios a cargo de cada dependencia.

Los ediles coahuiltecos tienen razón cuando se apersonan en las distintas áreas del gobierno federal para tocar puertas y solicitar audiencia, pues con López Obrador en la presidencia de la República, el centralismo es rampante y ya dejó casi sin presupuesto a los gobiernos estatales.

Los alcaldes son gestores, pero no todos tienen las ganas y la preparación necesaria para llegar ante un funcionario federal, con un dossier con propuestas viables de inversión para su municipio.

Por eso solo vemos a unos pocos en el toca-toca federal.

***

Se perfila Lenin

En Morena, con Armando Guadiana Tijerina fuera de la contienda por la candidatura a la gubernatura de Coahuila, los astros se alinean en favor del versátil político acuñense Lenin Pérez.

El ex líder moral de la UDC y actual legislador federal es por regionalismo el enemigo natural del político y diputado federal lagunero Luis Fernando Salazar.

Lenin representa a los bárbaros del norte y tiene influencia política en los Cinco Manantiales, la carbonífera, región centro y en la capital del estado.

Luis Fernando solo mantiene presencia en la región lagunera y se antoja difícil que extienda su simpatía más allá de la zona irritia.

***

¡Felicidades!

Este lunes es día del Abogado y hay que felicitar a los jurisconsultos Jorge Luis Morán, Ricardo López Campos, Manuel de Jesús Gallardo, Ariel Maldonado, Gerardo Arellano, Esteban Martin Blackaller, y Ernesto Romero.