PAPELERÍA EN TRÁMITE

Papá, albañil de oficio comenzó a trabajar desde los 12 años y dejó su primaria trunca, pero eso no le impidió darles estudios profesionales a todos mis hermanos. Únicamente sabía sumar y leer, herramientas básicas para alguien que trabaja en “el noble y pujante oficio de la construcción”, como lo expresó el cantante de la calle Bolívar, Mario.

Mis padres nos dieron estudios, vestido y estuvimos dentro de la clase media, esa que el Joker de Palacio Nacional criticó hace días, esa clase media que hizo que perdiera la mitad de la Ciudad de México y la mitad de la cámara de diputados. La clase media hará perder a MORENA en las elecciones venideras. Aproximadamente 14.5 millones de hogares en México pertenecen a las clases medias, cifra que representa 41% de las viviendas en el país, de acuerdo con estimaciones elaboradas con base en los resultados más recientes del Censo de Población y Vivienda 2020 del INEGI. Las palabras del Joker calificaron a la gente de la clase media como “aspiracionista, egoísta y que quieren triunfar a toda costa”. Cuando el presidente habla con desprecio de la gente que se quiere superar, que estudia y busca logros, se muestra como el gran acomplejado que sigue siendo, un resentido social que a pesar de obtener el mayor triunfo al que aspira un político, sigue buscando su dignidad en el bote de la basura. Un presidente que, a tres años de su mandato, sigue dividiendo a un país, familias, amigos e instituciones. Tal y como le hicieron los dictadores de Latinoamérica en los pasados 15 años.

El problema de MORENA y el presidente es no saber cómo comprar a estos 14.5 millones de hogares en México que pertenecen a las clases medias. No los compra con una beca, un apoyo o mentiras. La clase media no fanatiza con partidos políticos o la figura del presidente. La clase media analiza, no es ignorante, ni conformista, todos los días se levanta temprano a trabajar, estudiar y busca superarse, aunque a la gente de MORENA le parezca “egoísta”. ¿Cómo puede ser egoísta la clase que saca adelante a un país?

Al presidente y a su partido les conviene que la gente sea ignorante y fanática para dominarlos y comprarles su conciencia con una beca. Tan sólo un dato, quienes tienen solamente escolaridad de primaria y secundaria, y que representan el 46 por ciento de los votantes, los partidos afines a Morena obtuvieron el 49.8 por ciento de la votación. Algo cierto y que ha tenido mucho eco en las redes sociales, ¿dónde están las más de 100 universidades que el gobierno iba a construir? Quizá ahora menos las haga, ante el miedo que dentro de tres años pierda la presidencia. MORENA nos quiere pobres, para intercambiar limosnas por votos. El presidente tiene un odio contra la clase media. La que no vive de sus becas y apoyos. MORENA nos desprecia porque seguimos creciendo, trabajando y estudiando para hacer perder a su partido y convertir un México mejor.

“Cuando el presidente @lopezobrador_ califica a quienes aspiran a más, quieren salir adelante, y piensan que la educación es un trampolín de movilidad social como ‘egoístas’. Y no busca que México sea un país de clases medias, pujante, y más próspero para todos”, destacó. Denise Dresser

 

Reportero y conductor de noticias de Canal 6 Saltillo y canal 4 en Monclova. Taurino de nacimiento y Tigre de corazón. Amante de las peleas de gallos.