Por primera vez en la historia de México, 6 mujeres serán gobernadoras

Ciudad de México.- La jornada electoral de este 6 de junio fue histórica porque nunca antes se vieron tantos nombres de candidatas en las boletas electorales y porque los resultados preliminares indican que habrá alrededor de seis gobernadoras, paridad en la Cámara de Diputados, y los congresos locales se conformarán por igual número de mujeres y hombres.

La doctora en Ciencias Políticas e investigadora especializada en democracia y paridad, Esperanza Palma Cabrera, detalló en entrevista con Cimacnoticias que estas elecciones corroboraron la importancia de los acuerdos de las autoridades electorales y de reformas constitucionales, como la de paridad de género, vigentes desde 2014, para garantizar que más mujeres lleguen al poder.

Datos del Instituto Nacional Electoral (INE) muestran que en esta elección 71 mil 465 mujeres y 67 mil 347 hombres compitieron por una gubernatura, diputación federal y local, alcaldía, presidencia municipal y cargos en ayuntamientos. A un día de la jornada, el conteo rápido de votos muestra que la recomposición del poder favorecerá a las mujeres y por lo menos seis podrían ocupar una gubernatura.

Actualmente, de las 32 entidades, en dos hay mujeres al frente del Ejecutivo: Claudia Sheinbaum Pardo en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México y Claudia Pavlovich Arellano, en Sonora. Esa es la razón por la cual en noviembre de 2020 mujeres de la política y la academia comenzaron en redes sociales la campaña #ParidadEnGubernaturasYa y #ParidadEnTodo. Las mujeres lograron que por un acuerdo del Instituto Nacional Electoral (INE) los partidos postularan mujeres en 7 de las 15 gubernaturas en juego.

Así, a partir de 2021 será la primera vez que en el país haya seis gobernadoras. De acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) en el estado de Guerrero lleva la ventaja Evelyn Salgado Pineda para ser gobernadora; en Tlaxcala aventaja Lorena Cuéllar Cisneros; en. Chihuahua, María Eugenia Campos Galván; en Colima, Indira Vizcaíno Silva; en Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda y en Campeche, Layda Sansores San Román se encuentra en una votación cerrada con Christian Castro Bello.

Las ganadoras fueron postuladas por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y por la alianza conformada por los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD). Aunque la mayoría de las mujeres que se perfilan como gobernadoras fueron abanderadas por el partido en el poder.

Esperanza Palma detalló que las candidatas en Baja California, Colima, Guerrero y Tlaxcala, postuladas por Morena, también fueron cercanas al presidente de la república, situación que las colocó en una posición competitiva, además de tener una trayectoria amplia como funcionarias públicas. En el caso de Campeche el resultado es tan cerrado que Morena y su candidata aún pueden perder la elección.

Por otro lado, la investigadora de la UAM-Azcapotzalco mencionó que en Chihuahua la candidata de la coalición del PAN-PRD es un caso particular porque a pesar de ser panista, se enfrentó al actual gobernador de su entidad, quien es militante del mismo partido, Javier Corral Jurado, quien la acusó de corrupción por presuntamente participar en la llamada “Nómina Secreta” del ex gobernador, César Duarte.

 

CANDIDATURA QUE NO AYUDA A LA PARIDAD

En el estado de Guerrero, la candidata de Morena es la única mujer que podría ganar y que no tiene trayectoria política. En opinión de la académica, Evelyn Salgado fue postulada por decisión de su padre, Félix Salgado Macedonio, y por la dirección nacional del partido, encabezada por Mario Delgado Carrillo, quienes la impusieron cuando las y los candidatos ya estaban haciendo campaña.

La candidata fue registrada después de que en abril el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó la decisión del Instituto Nacional Electoral de cancelar la candidatura de Félix Salgado Macedonio, por no presentar informe de gastos de precampaña. Previo a esta resolución, dentro de Morena hubo una ruptura entre la militancia que apoyaba y quienes se opusieron a Salgado Macedonio, por estar acusado penalmente del delito de violación sexual.

“Fue mala campaña. Lo que veíamos en los medios era el padre siempre allí, frente a ella, atrás de ella, diciéndole lo que tenía que hacer y ella se llevó los actos de campaña cantando. Era impresionante. Es alguien que no tiene una carrera propia, no tiene perfil político y obviamente va a ser alguien manipulable. Quien va a gobernar es su papá”, expuso Palma Cabrera.

La investigadora aseguró que estas candidaturas ayudan muy poco a la lucha por la paridad. Para la especialista la candidatura y el triunfo de  Evelyn Salgado,  quien sólo ha tenido dos puestos de designación: presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, entre 2006 y 2008 y delegada local de Acapulco en la Secretaría de la Mujer en Guerrero, no es un buen antecedente para la defensa de la participación política de las mujeres.

No obstante, dijo, este caso no debe servir para cuestionar la paridad. “El principio de paridad, como antes las cuotas de género, se trata de justicia de género, de llevar más mujeres a los cargos de representación y a los cargos donde se toman las decisiones. La paridad se trata de replantear un pacto social para ponernos de acuerdo en que lo justo es redistribuir el poder”.

Esperanza Palma explicó que con el principio de paridad, reconocido constitucionalmente desde hace siete años, van a llegar muchos perfiles de mujeres, algunas a favor de la agenda feminista y de valores progresistas, pero otras no. Las mujeres como los hombres, dijo son muy diversas. La paridad como una técnica electoral no garantiza que lleguen perfiles profesionales y éticos de mujeres ni de hombres.

Hasta ahora 98 por ciento de las gubernaturas han sido ocupadas por hombres y sólo 2 por ciento por mujeres; además, 25 de los 32 estados nunca han tenido una mujer gobernadora. En marzo pasado la magistrada electoral, Mónica Aralí Soto Fragoso, dijo que las principales causas por la falta de mujeres en estos puestos es que son cargos de mayor poder y están estereotipados por los hombres.

Los datos recopilados por el INE muestran que en México, desde 1953 a la fecha, sólo se han registrado siete gobernadoras electas –considerando a Pavlovich y Sheinbaum–: Griselda Álvarez Ponce de León, en Colima; Beatriz Paredes Rangel, en Tlaxcala; Amalia García Medina, en Zacatecas; e Ivonne Ortega Pacheco, en Yucatán. A ellas se suman dos gobernadoras en calidad de provisionales: Dulce María Sauri, en Yucatán y Rosario Robles Berlanga en el entonces Distrito Federal. (Anayeli García Martínez/CIMAC)

 

 

El periódico con mayor tradición en Saltillo.