DE BUENA FUENTE

NEW GAME

Juego nuevo y el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís debe comenzar a planear la selección del candidato del PRI que le va a suceder en el despacho principal del Palacio Rosa.

La elección del domingo pasado fue exitosa y avasallante para el PRI, que ganó 25 de 38 alcaldías y cinco de siete diputaciones federales, además de recuperar Torreón y Piedras Negras.

Pero el entorno político regional trajo el triunfo en Nuevo León de Samuel García, de Movimiento Ciudadano; en Zacatecas, de David Monreal, de Morena; y en Tamaulipas, Morena arrebató el congreso local y varias alcaldías al PAN de Francisco Cabeza de Vaca.

El mandatario coahuilense tendrá que iniciar nuevos acercamientos con los gobernantes entrantes, que tal vez no estén interesados en la Alianza Federalista.

Y lo más importante es que el PRI es un auténtico lunar en el bloque de entidades norteñas y se ha convertido en el objeto del deseo de Morena y otros partidos opositores.

Por eso, Riquelme Solís debe planificar desde ahora la próxima elección a gobernador en Coahuila, y seleccionar dos o tres posibles aspirantes que le garanticen la continuidad del PRI en el poder.

En estos momentos, luego del proceso electoral del 6 de junio, los mejores perfiles son Manolo Jiménez, actual alcalde de Saltillo, Román Alberto Cepeda, presidente municipal electo de Torreón y la senadora Verónica Martínez. No más…

 

MEJÍA BERDEJA

La caída de Armando Guadiana en Saltillo, la derrota de Luis Fernando Salazar en Torreón, y la inesperada cuasi eliminación de Claudio Bres en Piedras Negras, los saca en automático de la lucha por la candidatura de Morena al gobierno de Coahuila.

Tal situación deja el camino libre al subsecretario de seguridad pública federal, Ricardo Mejía Berdeja, que goza de la estimación y reconocimiento del presidente López.

Sus probabilidades se incrementan exponencialmente tras el triunfo en Sonora de su ex jefe, Alfonso Durazo, que el pasado domingo se convirtió en gobernador electo de la citada entidad. No lo pierdan de vista…

 

¡A CONTAR!

Anda el run run de que, si el número de votos anulados es superior a la diferencia existente entre los sufragios del primero y segundo lugar, la elección puede declararse nula.

Y eso es lo que puede ocurrir en Monclova y Piedras Negras, en caso de que los números se mantengan como hasta ahora, y claro, que el contendiente perdedor decida impugnar la elección.