DE BUENA FUENTE

Boomba!

Tras el tremendo revuelo causado por la adjudicación de 2 millones de toneladas de carbón para las plantas carboeléctricas de la CFE en Nava, al empresario Tony Flores, hermano de la candidata de Morena a la alcaldía de Múzquiz, Tania Flores, la verdad se asoma.

De resultar ciertas las versiones periodísticas de que la compra de carbón a las empresas de los hermanos Flores, fue por indicación directa desde Palacio Nacional, entonces hay que admitir que el senador Armando Guadiana, ya no es el mejor amigo de AMLO en Coahuila.

Y de aceptarse que la millonaria adjudicación de la CFE a Tania Flores, tiene la intención de financiar y favorecer su triunfo en la elección a la alcaldía, podemos deducir que al presidente no le interesa ganar Saltillo, ni Torreón, y menos Piedras Negras.

Teóricos de las antiguas hipótesis conspiracioncitas advierten que el verdadero interés del gobierno federal en Múzquiz, no es el carbón.

En realidad, el gran objetivo federal puede estar en un grupo de valiosos minerales preciosos existentes en el subsuelo del pueblo mágico, como el rodio, tungsteno, y paladio, entre otros.

Todos estos minerales son utilizados por la industria digital, y sirven para la fabricación de micro procesadores, micro condensadores y transmisores, para celulares, satélites, y computadoras personales.

De hecho, compañías canadienses y chinas, ya adquirieron grandes extensiones de terrenos con estos componentes en Múzquiz, pero lamentablemente aún no inician la explotación, ante la falta de los permisos oficiales, debido a que los yacimientos se encuentran en zonas protegidas.

Desafortunadamente ninguna autoridad municipal ha tenido hasta ahora la visión, ni el conocimiento suficiente, para aprovechar este nicho de oportunidad, que pronto dará a la región un boom económico impresionante y pondrá a Coahuila en el plano tecnológico mundial.

AMLO sabe lo que hay, y va por todo, mientras el Gachupin se pelea por unas despensas.

Nombre no…

***

Día definitorio

Este lunes es un día importante para el sector educativo de Coahuila, pues se darán a conocer los nombres de las primeras 36 escuelas de educación básica, que regresarán a clases normales, luego del inicio de la pandemia del coronavirus.

El reto no es menor, pero las indicaciones del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís han sido claras y precisas.

“Primero la salud”, ha dicho el mandatario estatal, que se mantiene muy atento al desarrollo de las acciones y programas sanitarios para autorizar la reapertura de los planteles escolares.

Nobleza obliga.