CÁPSULAS SARAPERAS

El inicio del cine en Saltillo

En esta ocasión te platico sobre la historia del inicio de los cines en esta hermosa ciudad de Saltillo y comenzaré por comentarle estimada y estimado Saltillense que en una ciudad muy lejana, bella pero no tan hermosa como Saltillo, en el año de 1895, dos hermanos de apellido Lumiére presentaban por primera vez en la historia imágenes en movimiento para darle así vida a lo que conocemos como el séptimo arte, el cine….. ahhh por cierto esa ciudad que no es tan hermosa como Saltillo se llama París.

Al año siguiente, es decir 1896, se realizó la primera proyección cinematográfica en México, tal vez por la pasión y emoción que le causaba la vida parisina al presidente Porfirio Díaz. Esta primera proyección fue un evento muy privado, sólo para él, su familia y gabinete. Dos años después, según información resguardada en el archivo municipal y que de manera excepcional narra la maestra Aída Hernández, aquí en Saltillo teníamos la primera función de cine.

La fecha exacta fue el 4 de junio de 1898, el lugar, nada y nada menos que el Teatro Manuel Acuña, aquel que fuera un proyecto arquitectónico impresionante que terminó siendo de madera y que fuera devorado por las llamas de una manera casi instantánea en 1902.

Ese día, 42 Saltillenses -entre ellos 7 niños-, disfrutaron del cine pagando desde 25 centavos hasta un peso de acuerdo con la ubicación de sus asientos. La segunda función de cine en nuestra ciudad fue con fines filantrópicos, y esta se realizó en la Escuela Juan Antonio de la Fuente el día 8 de abril de 1906. La cantidad de Saltillenses que disfrutaron la función fue de 154, la mayoría de ellos pagaron 25 centavos, se recaudó un total de 56 pesos con 75 centavos, de los cuales 31 pesos y 70 centavos se destinaron al hospital civil, y el resto, al bolsillo del alcalde. ¡Ups!

Antes de que se construyeran los cines, la gente disfrutaba de la proyección cinematográfica en carpas, las cuales se instalaban en los terrenos del antiguo panteón Santiago, desde 1922.

Ya cuando se construyeron los primeros cines, como el Apolo, Obreros, Coahuila y por supuesto el Palacio, estas instalaciones sirvieron además de cines, como teatros y hasta para funciones de lucha libre y box.

Esta es la historia de algo que hemos dejado de disfrutar por la pandemia, la historia de como iniciaron aquí en Saltillo unos lugares que son mágicos, que han logrado transportarnos en el tiempo y en el espacio, lugares en los cuales han sucedido historias realmente emocionantes, los cines.