CÁPSULAS SARAPERAS

 

El vago que no trabajaba y quería dinero

En esta ocasión te platico la historia de un vago, de un vicioso que fue arrestado por las fuerzas del orden de esta hermosa ciudad de Saltillo el martes 13 de marzo del no tan lejano año de 1973, según pude constatar en las hojas del periódico “El Sol del Norte”.

El acusado, quien fue detenido por los guardianes del orden, se llamaba Moisés David Willi, quien contaba con escasos 21 años y vivía en la calle de Hidalgo. Resulta que el protagonista de esta historia le gustaba vivir de a gratis, sí, sin gastar dinero, y eso no era lo peor.

El tal Moisés se la vivía en el sector del vicio, las trabajadoras de ese lugar periódicamente, por no decir que un día si y el otro también, se quejaban del comportamiento del jovenzuelo, ya que se había convertido en su terror debido que todas las noches, después de que los clientes abandonaran el centro de entretenimientos para adultos, este sujeto les quitaba el dinero que habían ganado. El colmo fue un domingo por la madrugada, cuando el abusón, poco hombre y demás calificativos que quiera ponerle, no conforme con quitarle el dinero a una damisela, se atrevió a golpearla, situación que no fue permitida por el resto de las trabajadoras, quienes pidieron el apoyo inmediato de la policía. La autoridad lo detuvo y lo puso a disposición del ministerio público.

Esta es la historia de un sujeto de nombre Moisés David Willi, quien además de ser un vago, terminó tras las rejas por robarle el dinero a unas mujeres, además de haber golpeado a una de ellas. Eso sí, este tal Moisés vivía sin trabajar y hasta exigía el dinero, y todo esto sucedió en un día de esos en los cuales no debes de casarte ni embargarte.

 

 

Artículo anteriorA LA BÁSCULA
Artículo siguienteEL CENSO
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.