ZAGAL

Combustibles Fósiles

Mientras que la pandemia del Covid-19, desgraciadamente, ha tenido como víctima a más de 2 millones y medio de personas alrededor del mundo, un nuevo estudio fue publicado esta semana en el sitio web de Environmental Research. El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Harvard y de las Universidades de Birmingham y Leicester en el Reino Unido, da cuenta que, en todo el mundo, más de 8 millones de muertes prematuras están relacionadas con la contaminación derivada de la combustión de combustibles fósiles.

Environmental Research es una revista digital enfocada en distintas disciplinas, la cual publica información novedosa y de alta calidad sobre temas de relevancia respecto del impacto humano en el medio ambiente con el objetivo de demostrar el cuidado al medio ambiente en el contexto del mundo real.

De acuerdo al abstracto de la investigación, realizada con datos obtenidos durante el periodo 2012-2018, los combustibles fósiles –especialmente carbón, gasolina y diésel– son una fuente importante de materias particuladas –PM– en el aire, por lo que se han llegado a considerar como un factor clave que contribuye a la mortalidad mundial y también a distintas enfermedades.

Países como China e India son en los que se ha estimado mayor impacto de lo que le comento, no obstante, para el caso de China, es muy seguro que actualmente la estimación vaya a la baja, ya que no se contempla dentro de la investigación, los datos después de que dicho país comenzara la aplicación política que promueven la disminución de emisiones de combustibles fósiles.

El estudio señala que existen limitaciones en sus resultados que deben reconocerse, como el hecho que la vulnerabilidad ante la exposición a las PM puede variar según las características de la población. Desde el origen étnico y el nivel socioeconómico, hasta los comportamientos de riesgo como el tabaquismo y posibles morbilidades en las personas; así como las características de exposición. Sin embargo, al tratarse de condiciones muy particulares, es difícil estimar el tamaño real que conlleva dicha limitación, aunque, para ser sinceros, no debiera de cambiar mucho el resultado final.

Lo interesante de todo esto, querido lector, además de los impactantes resultados del estudio que realizaron investigadores de primer nivel –mundialmente reconocidos–, son las conclusiones que éstos arrojan al final de su escrito, el cual, me permito citar, al considerar de sumo interés el exhorto que realiza. Y es que, ante la situación actual de nuestro país que pudiera definir la política ambiental a corto plazo, debiera ser importante que lo leyera ya sabe quién:

“Una consecuencia de la creciente dependencia de los combustibles fósiles como fuente de energía que hasta ahora ha recibido relativamente poca atención es el posible impacto en la salud de los contaminantes emitidos conjuntamente con el gas de efecto invernadero CO2. Este estudio demuestra que el componente de combustible fósil de PM contribuye a una gran carga de mortalidad global.

Al cuantificar esta consecuencia para la salud, a veces pasada por alto, de la combustión de combustibles fósiles, se envía un mensaje claro a los líderes políticos y las partes interesadas sobre los beneficios colaterales de una transición a fuentes de energía alternativas.”

Reciban un saludo, muchas gracias.

 

*Vohra, K., Vodonos, A., Schwartz, J., Marais, E. A., Sulprizio, M. P., & Mickley, L. J. (2021). Global mortality from outdoor fine particle pollution generated by fossil fuel combustion: Results from GEOS-Chem. Environmental Research, 195, 110754. https://doi.org/10.1016/j.envres.2021.110754