DE BUENA FUENTE

Será?

Anda fuerte el run run de que vientos de cambio se avizoran en la Secretaría de Infraestructura, en la que aún manda Gerardo Berlanga.

Desde el 2020 una serie de trascendidos en columnas periodísticas han dado a conocer la salida de Gerardo, de la dependencia estatal, y hasta han señalado el nombre de su sustituto.

Al interior de la secretaría de Infraestructura, se dice que el próximo titular, será un saltillense, según les informaron extraoficialmente.

Veremos y diremos…

***

¡Raramuri!

Eran las 11 de la mañana y apenas iniciaba la inauguración de las oficinas de la Unidad de Inteligencia Financiera en Saltillo, cuando un sujeto paso corriendo por el lugar, como un auténtico bólido, un alma que lleva el diablo.

Su rostro denotaba un rictus de desesperación, su boca jalaba aire desesperadamente, mientras su nívea cabellera volaba desenfrenadamente y parecía escapar de su testa.

Sus piernas a galope tendido, devoraban el pavimento, y sus delgados y sudorosos brazos se movían frenéticamente, y de tanto en tanto, sus desorbitados ojos miraban a su espalda, como si le persiguiera un fantasma.

De inmediato los reporteros que cubrían el evento, se alborotaron y corrieron a la calle, pues pensaron que el veloz corredor había escapado de las manos de la policía, y que posiblemente era el primero de los perseguidos de la UIF.

Pero el alma regreso al cuerpo de los presentes, cuando el espontáneo corredor, volteó y saludó a los amigos de la prensa y políticos presentes, que reconocieron a Pepe Vega.

Una vez acabado el sopor, la raza reporteril se preguntó si la pasada del ex director de Comunicación Social en tiempos de Rubén Moreira, fue una mera y grata coincidencia.

Eso sí, Pepe merece ser llamado el hijo del viento.

***

Frío, frío

Dicen que el líder estatal del PAN, Chuy de León es de los que afirman que la venganza es un plato que se come frio.

Y es que tras aguantar los columnazos y agresiones del ex alcalde monclovense Alfredo Paredes y del doctor Mario Dávila, luego de ganar la elección a la dirigencia albiazul, ahora que los hizo candidatos a diputado federal y presidente municipal, respectivamente, va por la revancha.

El dirigente panista ahora no los ve, ni los oye, y solo espera su derrota para reírse en su cara, y recordarles que el que a hierro mata, a hierro muere.

-¿Que le dijo el ganso a la gansa?

-¡Ven, ganza!