A LA BÁSCULA

Preventiva, no recaudatoria 

En las semanas recientes, en la zona metropolitana de la Comarca Lagunera, se han registrado una serie de accidentes viales de fatales consecuencias, y en los que incluso menores de edad han perdido la vida al viajar en vehículos cuyos conductores circulaban con exceso de velocidad, con falta de precaución y en algunos el ingrediente del alcohol estuvo presente.

Autoridades de los municipios conurbados levantaron la voz para pronunciarse en sentido, como Alejandro Gutiérrez Zamudio, titular de Tránsito y Vialidad de Torreón, quien ha advertido que los automovilistas que sean sorprendidos conduciendo con aliento alcohólico o en estado de ebriedad llevando consigo a menores de edad, serán consignados ante la Fiscalía General del Estado.

Parte de la medida incluye que los menores serán puestos a disposición de la Unidad Especializada de Atención a Menores de la propia Dirección de Seguridad Pública Municipal, y enseguida serán canalizados a la Pronnif para iniciar los procedimientos legales correspondientes.

La alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela, dijo que propondrá a la Mesa de Seguridad Interestatal trabajar en una estrategia conjunta para evitar más accidentes fatales a causa del alcohol y el exceso de velocidad, en tanto que el alcalde interino de Torreón, Sergio Lara Galván, dio a conocer que se prepara una campaña de prevención de accidentes viales, con el compromiso de trabajar de manera conjunta autoridades y ciudadanos. Se convocará, sostuvo, a representantes del sector educativo, de organizaciones de la sociedad civil y a diversas dependencias de gobierno relacionadas con el tema de la salud, adicciones y prevención, a fin de que se formulen estrategias que elimine la problemática desde su origen.

Se busca, subrayó, propiciar una reflexión general de la sociedad sobre lo que está sucediendo y que se eviten los percances.

Indudablemente que se tiene que trabajar en un programa integral con visión metropolitana, con la participación de autoridades y ciudadanos, porque el registro de los accidentes, igual se han dado en Torreón, que en Gómez Palacio o en Ciudad Lerdo.

Pero quizá el punto de partida debiera ser uno muy sencillo: que las áreas de tránsito y vialidad retomen su vocación de ser una corporación preventiva y que trabajen en ese sentido, porque de varios años a la fecha, estas corporaciones son una máquina recaudadora y los agentes en su mayoría salen con esa visión a patrullar las calles, y peor todavía: muchos de los recursos que captan no van a dar precisamente a las arcas de los municipios, sino a los bolsillos de los agentes.

Los operativos anti alcohol, de sobriedad o alcoholímetro, como quiera usted llamarles, se convirtieron también en puntos de extorsión para muchos automovilistas que tienen la desgracia de caer en sus garras, vayan o no alcoholizados, una vez ahí, cualquier pretexto es bueno para que salgan ‘trasquilados’.

¿Desde hace cuánto tiempo que no conocemos o vemos una auténtica campaña integral, metropolitana, preventiva, que es o debe ser el espíritu de Tránsito y Vialidad?

En zonas de baja velocidad, los agentes no se colocan al entrar a éstas para estar moderando el tráfico y la velocidad -y creando conciencia entre los conductores-; sino que se colocan al final de éstas, esperando a los automovilistas que ya superaron la velocidad permitida para aplicar las multas o los consabidas ‘mordidas’.

Así como ese tipo de comportamientos de los agentes es metropolitano –porque actúan de la misma manera los tránsitos de Torreón, Gómez Palacio o Lerdo-, así se debería poner en marcha una campaña, metropolitana, pero volviendo a la vocación original de estas corporaciones que era preventiva, y no recaudatoria.

Y entonces sí se podría pensar en que fuera integral, inclusiva, en la que participaran los distintos segmentos de la población, con representantes de sectores educativo, cámaras y organismos empresariales, iglesias, asociaciones de padres de familia, organizaciones diversas de la sociedad civil y dependencias gubernamentales de los municipios, y de los estados, y hasta los medios de comunicación.

Pero que sea verdaderamente preventiva, que dejen de lado la vocación recaudadora. Por supuesto que hacen mucha falta campañas de prevención, de educación vial, porque desgraciadamente, así como nuestros agentes tienen una muy bien ganada mala fama, los laguneros tenemos la fama de conducir de manera desorganizada, con falta de precaución, y hasta de forma agresiva.

Ojalá en este tema las autoridades de los municipios conurbados –que son variopintos, del PAN, de Morena y del PRI-, logren ponerse de acuerdo y tengan la voluntad de trabajar en unidad, para solucionar un problema que se ha vuelto muy preocupante para todos en La Laguna.

 

laotraplana@gmail.com

 

@JulianParraIba