A LA BÁSCULA

Justicia selectiva 

La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó al Congreso federal que inicie un procedimiento de desafuero en contra del gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien se acusa de la probable comisión de delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada.

Entre el abanico de acusaciones, está el de haber recibido cifras millonarias para aprobar la Reforma Energética promovida en el sexenio pasado, como parte del caso Odebrecht, en la que también estarían implicados cerca de una veintena de ex funcionarios y ex legisladores, varios de ellos actualmente gobernadores de sus estados.

Otro punto es que en un periodo específico, el mandatario tamaulipeco y su familia, adquirieron propiedades en México y Estados Unidos por valores muy superiores a los ingresos declarados.

Hace unos cuantos meses, también se lanzó una acusación en contra de Manuel Bartlett Díaz, actual director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por la posesión de propiedades cuyo valor rebasa con mucho, los ingresos declarados dentro del periodo de las adquisiciones, pero como es una gente no solo cercana, sino protegida por el presidente, aquí no pasó nada.

Con todo y que se diga que no son como los de antes ‘porque eso sí calienta’, lo cierto es que la aplicación de la justicia en nuestro país, sigue siendo selectiva y con tiros de precisión de acuerdo con los intereses político y electorales del momento de quienes ostentan actualmente el poder.

¿Cuántos funcionarios y ex funcionarios, gobernantes y ex gobernantes podrían pasar la prueba del ácido respecto a las propiedades que poseen en relación directa con los ingresos que han tenido? Pero no a todos se les mide con la misma vara, y la aplicación de la ley y la justicia se va administrando de acuerdo con las necesidades del momento.

Esto no quiere decir que no se investigue y aplique la ley en contra de García Cabeza de Vaca, no, por el contrario, si ha incurrido en delitos como de os que se le acusa y otros más, que sea castigado y sancionado conforme a la Ley. Y esto tampoco quiere decir que mal de muchos, se deba tomar como ‘normal’.

No, por el contrario, que se sancione a quienes incurran en la comisión de delitos, así sea por omisión, pero la petición es que se deje de lado la selectividad, y la aplicación sea pareja para todos, no que sólo se vaya aplicando conforme a las necesidades y conveniencias del poder en turno.

La corrupción, llamada por el Presidente como el cáncer de México, solo se va a combatir de manera efectiva cuando se termine con la impunidad, y según se ve, ésta se mantiene intacta y goza de cabal salud. Y mientras haya impunidad, la corrupción seguirá existiendo así se diga que ya se ha erradicado.

¿Cuántos gobernadores o ex gobernadores cree usted que podrían pasar la prueba de compulsar la riqueza y propiedades que poseen, con los ingresos comprobables que han tenido, y salir airosos? ¿O cuántos funcionarios y ex funcionarios? La lista sería interminable, pero no todos los casos son de utilidad política o electoral para exhibirlos y exponerlos de manera mediática.

El propio presidente lo ha dicho en más de una ocasión, que como este es año electoral, como está una elección tan importante en puerta, se van a lanzar muchas acusaciones, pero estas suelen ser de ida y vuelta, es un todos contra todos, aunque en estos tiempos en que en el país hay una gran polarización y una muy marcada división, el pleito es muy claro, de Morena y dodo lo que ello representa y sus aliados, contra la oposición.

Y la lucha es clara, unos por conservar y otros por arrebatar la mayoría en la Cámara de diputados. Unos para mantener el control ejercido desde Palacio Nacional y que el camino de la segunda mitad del actual sexenio siga siendo pavimentado; y los otros para tratar de conquistarlo y construir verdaderos contrapesos entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Unos y otros harán lo que tengan que hacer para alcanzar los objetivos trazados, por lo que de aquí a que llegue la elección del primer domingo de junio próximo, iremos viendo más casos de esta naturaleza, con aplicación de la ley y la justicia de manera selectiva.

Y obviamente que quienes tienen la sartén por el mango en estos momentos, son los que tienen la mayor ventaja.

 

laotraplana@gmail.com

 

@JulianParraIba