DE BUENA FUENTE

El Grinch sarapero

Estudiosos de los antiguos destapes electorales, advierten que las recientes declaraciones de Jericó Abramo Masso y de Jaime Bueno en el sentido de que desean gobernar Saltillo, significa que ninguno de ellos trae la candidatura.

Y que, en cambio, el secretario de Gobierno Chema Frausto, único de los tres aspirantes que se mantiene callado, es el ungido en las alturas para la candidatura del PRI a la alcaldía capitalina.

Los analistas del oscurantismo político, afirman que la reciente declaración del diputado local Jaime Bueno, de mantener la unidad, es el primer llamado a Jericó, aún secretario de Vivienda y de Ordenamiento Territorial a aceptar la decisión superior.

El asunto luce complicado luego de que Abramo Masso asegura que en las encuestas de popularidad ciudadana aparece en primer lugar, por encima de Jaime y de Chema.

Se oyen tambores de guerra…

***

Adiós, bienvenidos

Poco a poco, sin ruidos, ni escándalos, casi de una manera natural comienza a desaparecer el Moreirismo de la vida política coahuilteca.

Salvo la posición de Álvaro Moreira en el Congreso estatal, como diputado local, no se observa, la mano del ex gobernador Rubén Moreira en las designaciones a candidatos a alcaldes y legisladores federales.

Tal vez, la posible asignación del líder estatal del PRI, Rigo Fuentes en la listas de diputados plurinominales sea una de las últimas negociaciones con el Moreirismo, merced a la cercanía del político lagunero, con el ex gobernante coahuilense.

Ahora se observa un fuerte acercamiento de la actual administración estatal con el grupo del ex mandatario Enrique Martínez y Martínez, tal vez porque el próximo gobernador es oriundo de Saltillo.

De hacerse valida la opción de que Enrique Martínez Morales sea candidato a diputado federal por el PRI y de confirmarse Chema Frausto para la alcaldía de Saltillo, el Enriquismo estará de vuelta en las decisiones políticas de la entidad.

El Moreirismo muere, viva el regreso del Martinismo…

***

Regreso sin gloria

El ex dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo cumplió su palabra de vender la acería Al grupo Villacero,

También pagará al gobierno federal los 200 millones de dólares para resarcir el daño causado al erario con la venta de Agro nitrogenados a Pemex, a un supuesto precio excesivo.

Ahora falta que el presidente Andrés Manuel López Obrador, cumpla su compromiso de retirar los cargos en su contra, para desde la Madre Patria, regrese libre a México.

Yo que Ancira Elizondo, ya no me paró en Monclova…