A LA BÁSCULA

A la mitad del camino 

Miguel Ángel Riquelme Solís llega a la mitad del camino en su mandato como gobernador de Coahuila en medio quizá del momento más crítico al que haya llegado en este mismo periodo mandatario estatal alguno de la época reciente: en medio de la peor crisis de salud a nivel mundial, y por momentos como uno de los focos más rojos a nivel nacional al inicio de la pandemia, cuando Monclova se convirtió en el epicentro del Covid-19 en la entidad, y como consecuencia de ello una crisis que trastocó a todos los sectores económicos del estado.

Sumado a ello enfrascado en una lucha por intentar revertir el recorte presupuestal para Coahuila –al igual que la mayoría de los estados y municipios del país-, por parte del Gobierno Federal, provocado entre otras cosas por la desaparición de 109 fideicomisos mediante los cuales los gobiernos estatales y municipales podían acceder a recursos para mejorar las condiciones de seguridad, infraestructura, salud, educación, ciencia y tecnología, entre otros.

Sin embargo y a pesar de que el panorama no parece ser alentador para Coahuila y para su gobierno, Riquelme Solís entra a la segunda mitad de su mandato con el mayor reconocimiento y respaldo que haya alcanzado desde el inicio de su gestión: en la cuarta posición entre los mandatarios estatales mejor evaluados de todo el país -62.2 por ciento de aprobación-, aún por encima de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum -61.1-; es el tercero mejor evaluado de los gobernadores priistas y el quinto con mayor incremento de aceptación entre las mediciones de los meses de octubre y noviembre, todo ello de acuerdo con las mediciones realizadas por la casa encuestadora Consulta Mitofsky.

En medio de la tormenta, los diferentes sectores económicos, empresariales, educativos y del sector social, mostraron al gobierno riquelmista su apoyo y solidaridad, a través de la manifestación ‘Cerrando filas por Coahuila’, en una muestra de reconocimiento por la forma en que ha sabido manejar las situaciones adversas que se le han venido presentando, como la de seguridad hace poco más de un año, con el ataque de un grupo de la delincuencia organizada en el municipio de Villa Unión; como la forma en que se atendió y enfrentó la situación de la pandemia, y las consecuencias en la economía de todos los sectores.

En el tema de la salud, en su momento el director general del IMSS, Zoé Robledo, hizo un reconocimiento público a los gobiernos estatal de Coahuila y municipal de Monclova, por la forma como se logró revertir la grave situación que se vivió al principio de la emergencia en la capital del acero. Incluso, una vez superado el grave momento, reconoció que hubo un momento en que se pensó clausurar definitivamente el edificio que alberga el Hospital General de Zona de Monclova debido a lo incontrolable de los contagios, pero reconoció la forma que se trabajó a nivel local, las medidas y estrategia adoptadas para superar el momento.

Ahora en el inicio de la aplicación de la vacuna contra el Coronavirus para el personal de la primera línea de los hospitales públicos, designar a la CDMX y a Coahuila como los nodos para la aplicación de la primera dotación de vacunas disponibles en nuestro país, no deja de ser un reconocimiento al trabajo aquí realizado.

Con todo y que se ha tenido que nadar a contracorriente, en ningún momento ha dejado de avanzar, incluyendo en el terreno político donde su partido logró un triunfo a la usanza antigua, de ‘carro completo’, que también no deja de ser un reconocimiento al desempeño que Miguel Ángel Riquelme ha tenido hasta ahora, por parte de los coahuilenses. Y como consecuencia de esto último, le permitirá tener la mayoría absoluta en la legislatura que iniciará funciones el primer día de enero próximo.

Contar con un Congreso con mayoría en su favor, con todo y que ha dicho que no es un cheque en blanco sino una enorme responsabilidad, indudablemente que le ayudará en el tránsito de la segunda parte de su administración, y además en un año que de suyo se antoja que no será nada sencillo para ningún gobierno.

Contra todo, el inicio de la segunda mitad de su mandato, aún con todas las dificultades, le puede resultar favorable a Riquelme Solís si mantiene la misma actitud como la ha tenido hasta ahora, con una posición firme por conseguir para Coahuila -como lo dijo desde su campaña-, lo que le corresponde. Nada más, pero tampoco nada menos.

 

laotraplana@gmail.com

 @JulianParraIba