CÁPSULAS SARAPERAS

 

Y la tierra es del pueblo o de la villa

En esta ocasión te platico de una ocasión en la cual se armó el alboroto y a poco estuvieron de sacar armas de fuego y blancas por defender la tierra los Saltillenses, ¿contra quiénes? Contra otros Saltillenses.

Te lo explico, Saltillo no era una sola ciudad, sino dos poblados, la Villa de Santiago del Saltillo y el Pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala. Ambos poblados tenian autoridades, leyes, tradiciones y costumbres distintas. Pues bien, a principios del mes de marzo de 1699, los habitantes de la villa habían mostrado su inconformidad, pues afirmaban categóricamente que los oriundo del pueblo habían sobrepasado los limites territoriales y estaban apropiandose de manera ilegal de tierras que le pertenecian a la villa.

Estimada y estimado Saltillense, cabe aclarar que para aquellos años ambas poblaciones estaba creciendo económicamente, ambos poblados habían recibido nuevos vecinos llegados de otros lares, aunado a los oriundos más los nacidos en lo que en un futuro fuera una sola población llamada Saltillo.

El procurador de la villa, Sr. Francisco Treviño, entabló un juicio contra el Pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala y dijo textualmente lo siguiente: “es necesario respetar los límites, con ello evitaríamos que los conflictos por tierras prevalezcan y que el pueblo de San Esteban siga apropiándose de sitios que no le corresponden y que, a pesar de que lo saben, siguen invandiendo nuestros espacios tan privilegiados. Si se sigue así, llegará un momento en que no exista nada de la Villa”.

Y en realidad el procurador Treviño no estaba tan errado, pues sólo imaginar que en poco más de cien años ambos poblados seriamos uno sólo, daría como hecho que más bien de la villa y del pueblo quedó algo, algo hermoso como lo es nuestra hermosa ciudad de Saltillo.

 

 

Artículo anteriorDetectan 306 nuevos casos Covid-19 en Coahuila; mueren 26
Artículo siguienteA LA BÁSCULA
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.