DE BUENA FUENTE

TAMBORES DE GUERRA

La Alianza Federalista, integrada por diez gobernadores de distintos partidos políticos, tomó este lunes una histórica decisión que puede acabar con el pacto presupuestal entre la Federación y los estados en rebeldía.

El gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, dijo que la lucha legal por recuperar los recursos que le corresponden a Coahuila, de acuerdo con su capacidad de recaudación, no se detendrá y puede llevar a una crisis nacional, con la adhesión del resto de las entidades inconformes.

Y es que los tambores de guerra comienzan a sonar fuerte en el país, debido al centralismo financiero y la reducción presupuestal del presidente Andrés Manuel López Obrador, en su cruzada de hacer más con menos.

Solo como ejemplo, hay que decir que Coahuila fue excluido del presupuesto en las áreas de comunicaciones y transportes, seguridad pública, infraestructura carretera federal, entre otros.

Del 2020 al 2021, se estima  habrá una reducción de más de mil 500 millones de pesos, sin explicación alguna de la federación.

Por ello, el mandatario estatal consideró injusto y arbitrario el trato que se le da a Coahuila y reiteró que mantendrá su lucha legal y política por defender los recursos de la entidad.

Los gobernadores de Jalisco, Aguascalientes, Nuevo León, Tamaulipas, Durango,  Michoacán, Chihuahua, y Colima, se pronunciaron en concordancia con Riquelme Solís.

 

¿FALSA ALARMA?

Como reguero de pólvora corrió este lunes la posible dimisión de Rigo Fuentes a la dirigencia estatal del PRI.

Y es que el líder del tricolor citó a reunión urgente en la capital coahuilense a los  principales dirigentes municipales de la entidad.

Ya en la reunión, Rigo los felicitó por su trabajo en la reciente elección a diputados locales, y luego les informó que puso la renuncia en importante despacho de Palacio Rosa, y se encuentra a la espera de su nuevo destino.

Según el aún dirigente del PRI, su sucesor y el de otros funcionarios de gobierno se darán a conocer hasta después del informe del mandatario estatal, Miguel Ángel Riquelme Solís. Aunque no necesariamente…

 

PRIMERA LLAMADA

El secretario de Bienestar Social, Francisco Saracho, y la legisladora local electa, Lupita Oyervides, traen un encarnizado y silencioso enfrentamiento por el control político de Monclova.

Lupita y Saracho ya no se ocultan su mutua antipatía y cada uno pide a los políticos locales no aceptar indicaciones, invitaciones, ni llamados de su rival.

La diputada trae el control del PRI, y Saracho de Programas Sociales, y aunque la sangre no llega aún al rio, no tarda en suscitarse un conflicto mayor, con piquetes de ojos, pellizcos, y recordatorios maternos. Alguien debe meterlos al orden…