EN EL TINTERO

Mujeres trabajando

En un país como México, en donde persiste la cultura machista, cualquier acción que se emprenda para lograr la paridad de género y la protección de los derechos de la mujer es un gran avance que tendremos como sociedad.

En todos los ámbitos, encontramos testimonios de féminas que han sido discriminadas y violentadas por su condición de género, incluso, aún es común que una mujer reciba menos salario que un hombre por hacer la misma actividad, si hablamos del tema laboral.

Por ello, en esta ocasión En el tintero reconoceremos a aquellas personas que han impulsado la igualdad en todos los sentidos.

En el ámbito periodístico, las mujeres no hemos sido exentas de este tipo de experiencias, y aun son pocas las que ocupan puestos directivos o las titularidades de espacios informativos.

Sin embargo, este año pese a encontrarnos en una contingencia sanitaria que ha disminuido todavía más las oportunidades para todos, me es grato compartir experiencias que han sorprendido por el reconocimiento que se hace al trabajo de las mujeres.

Durante el presente año, por lo menos tres mujeres de la región Sureste de Coahuila, continuamos nuestra responsabilidad informativa con un embarazo. Si bien es cierto, que nos ubicamos en el grupo vulnerable en esta pandemia, también pertenecemos al sector de las actividades esenciales que no se detienen.

Ivone Aguilera, está a pocas semanas de dar a luz y procurando siempre las medidas correspondientes de seguridad sanitaria desde los primeros meses ha cumplido diariamente con la cobertura puntual de la información como reportera de un medio digital en la región Sureste. La joven mamá comparte en sus redes sociales como llevaba su feliz embarazo, mientras sale a reportar la información del día.

Sandra Gómez Salas, otra mujer con trayectoria periodística, tuvo a cuestas una responsabilidad directiva, mientras lidiaba con la experiencia normal de su periodo de gestación. A pesar de los riesgos comunes de un embarazo, atendió ambas actividades sin descuidar ninguno de sus roles.

Y les comparto la experiencia de una servidora, pues vale la pena compartir el impulso que dan no sólo otras mujeres sino hombres abriendo espacios para las mujeres y reconociendo su capacidad.

En mi caso, al conocer la noticia de mi embarazo informe de forma inmediata a mi casa editora Grupo Milenio. Mi jefa, otra mujer con gran trayectoria periodística, Marcela Moreno, me indicó seguir de inmediato las medidas correspondientes y el trabajo en casa, confiando siempre en mi capacidad para cumplir con mi responsabilidad. Me apegue a las plataformas digitales para sacar adelante el trabajo, como muchos compañeros de grupos vulnerables.

Pero, además, en medio de esta pandemia, recibí una invitación para integrarme a un nuevo proyecto laboral en Grupo Región en la conducción de noticieros y colaboración informativa, y la invitación vino anticipada de una felicitación por mi embarazo. El director general, David Aguillón, confió en mis capacidades periodísticas, no había rastro de los típicos prejuicios en los que nos encontramos regularmente en muchas empresas de este país, lo que es digno de reconocer, aún más viniendo de una figura masculina.

Otra anécdota digna de compartir es que, para la elección del 18 de octubre, las compañeras en esta condición recibimos un detalle que, aunque se dio en un contexto de amistad y compañerismo, tiene un gran significado en el reconocimiento de las mujeres trabajando.

Tatiana Dimas, del área de Comunicación Social del INE en Coahuila, nos hizo llegar junto con la acreditación de prensa para la cobertura, una pequeñita credencial hecha fuera de protocolo con la imagen de un bebé y la leyenda “En la pancita de mami”.

Lo cierto, es que este es el común de millones de mujeres en México, mujeres trabajando y con grandes capacidades para demostrar que ni la maternidad ni otra circunstancia de género representa una limitación para sacar adelante cualquier proyecto.

Ojalá más hombres y mujeres asuman esta actitud de respeto, reconocimiento y solidaridad con las mujeres que trabajamos y combinamos otros roles. A todos aquellos que hoy se mencionan En el tintero mi admiración por esa gran conciencia y el impulso que dan a este tema de igualdad de género, en busca de romper la brecha en la que aún falta mucho por hacer.