Predomina realización de bautizos en parroquias y templos del primer cuadro de Saltillo

Tras la autorización por parte de la Diócesis de Saltillo para que parroquias y rectorías puedan celebrar bautizos, bodas, primeras comuniones, confirmaciones y confesiones a puerta cerrada y bajo lineamientos sanitarios para evitar brotes de Covid-19, el padre Mario Carrillo Palacios –titular de la Parroquia de San Esteban– señaló que en la Vicaría Santo Cristo –que integra a la Catedral de Santiago, Templo de San Francisco de Asís, Santuario de Guadalupe, Parroquia de Nuestra Señora de Fátima y Parroquia del Espíritu Santo, por citar algunas– predomina la realización de bautizos, ya que en los últimos dos fines de semana se han practicado en promedio 30 en cada espacio religioso citado.

“Poco a poco vuelven las personas, los bautizos es lo que más piden, septiembre ya está lleno de bautizos. También están pidiendo las misas de cenizas de difunto, se están empezando a programar unas tres por semana. La mayor demanda es de bautizos en primer lugar, en segundo misas para intenciones de difuntos y en tercero bendición de cenizas”, dijo para El Heraldo, el padre Mario Carillo Palacios, quien estimó que aproximadamente por misa de bautizo, una parroquia obtiene entre mil y mil 200 pesos.

Por el contrario, remarcó que hay poca demanda de misas nupciales, realizándose dos por parroquia o templo adscritos a la mencionada Vicaría, lo que –en su opinión– se debe a que quienes desean casarse se mantienen a la espera de la reapertura de salones de eventos sociales para culminar su unión con la tradicional recepción.

Asimismo, recordó que los bautizos sólo se podrán practicar a cinco niños como máximo por celebración, permitiendo únicamente la presencia de papás y padrinos; mientras que en matrimonios, se llevarán a cabo mediante el rito y sin misa, con impartición de la absolución general, distribución de la comunión y la presencia de máximo 20 personas, contemplando en dicha cantidad a contrayentes. (OMAR SOTO / EL HERALDO)