CINEMATÓGRAFO

 “Los nuevos mutantes”, entre nostalgia y desazón

El Universo Marvel con un toque de terror… pareciera usa sazón extraña, aunque disfrutable y justo esa es la sensación que dejan “Los nuevos mutantes” (The New Mutants), la nueva cinta del cineasta estadounidense, Josh Boone que por fin llega a la cartelera mexicana, después de una larga espera, acrecentada por la pandemia.

El título, indudablemente evoca los buenos recuerdos de la saga de X-Men, que aderezados con los toques de terror, parecería indicar que estamos frente a una cinta de buenas hechuras, sin embargo, se queda en un buen intento, pues padece un mal que le sucede a muchos largometrajes que intentan empalmar dos aspectos claramente disímbolos en uno solos. Por un lado, intenta ser una cinta de superhéroes que están en formación, pero el propio argumento transforma el entorno para convertirlo en un intento de casita del terror, sin concretar algunas de las dos opciones.

La cinta comienza bastante lenta con un ritmo incluso aletargante, pues tarda mucho en realizar el planteamiento y un poco más en definir el conflicto que viven los jóvenes mutantes, de quienes se va mostrando a cuenta gotas su rol en la historia, para después poner en evidencia la falta de momentos clave de los personajes, hasta más o menos la mitad del filme, lo cual evidentemente puede cansar a un espectador ávido de acción constante.

Protagonizada por Anya Taylor-Joy, Maisie Williams, Charlie Heaton, Henry Zaga, Blu Hunt y Alice Braga, “Los nuevos mutantes”, explora por medio de flashbacks, en los recuerdos de los protagonistas para intentar ofrecer una visión del peligro en el que se encuentran, aunque no consigue atrapar del todo al espectador, pues sus múltiples chispazos emotivos, no encajan en el ritmo del filme, ya de por sí, lento y complicado.

Como siempre, en el tema de efectos especiales y cualidades tecnológicas en general, el filme no escatima y nos ofrece un acierto que debemos agradecer, pues intenta compensar con ello, las deficiencias narrativas en las que cae muchas veces a lo largo de sus 94 minutos de duración.

Es un filme un poco pesado, pero que los amantes del cine de cómics, seguramente van a disfrutar aunque sea un poco, pues tiene sus detalles complicados, incluso para los grandes fanáticos el género. Quienes son amantes de la saga de X-Men, muy probablemente serán los críticos más severos de este filme, que por cierto, pretende tener una secuela.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “Cinematografo04” en Facebook y Spotify, así como “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

 

Artículo anteriorACONSEJAR
Artículo siguienteLAS INSPECCIONES GRINGAS
Periodista, escritor y catedrático. Lic. en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y actualmente maestrante en Comunicación por la UACH. Titular de columna "Cinematógrafo 04". Imparto Taller de Micrometrajes Documentales, así como el Diplomado en Cine y Cultura Popular Mexicana. Ganador del premio a la investigación Ana María Agüero Melnyczuk 2016, que otorga la Editorial argentina Limaclara