CÁPSULAS SARAPERAS

Jesús Alfonso Rodríguez Garza

En esta ocasión te platico de un Saltillense por adopción, pionero en la optometría profesional de nuestra hermosa ciudad de Saltillo, me refiero a don Jesús Alfonso Rodríguez Garza, mejor conocido como Chuy Rodríguez, quien nació el 20 de diciembre de 1944 en la vecina ciudad de Monterrey. Quien por azares del amor y no del destino, llegó a esta hermosa ciudad de Saltillo, hace ya más de 45 años.

Chuy Rodríguez realizó sus estudios profesionales en la ciudad de México, entonces conocida también como el DF, especificamente en la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional, iniciándolos en 1966 y concluyéndolos en el agitado año de 1968, titulandose como optometrista. Pero ese año, además de ser agitado por las manifestaciones estudiantiles en la capital de país, también fue un año de mucha emoción y agitación, sobretodo en el corazón de Chuy, quien conoció a Lupita Domínguez, con quien tuvo un noviazgo por seis años, terminando esté el 24 de agosto de 1974, por supuesto con un enlace nupcial.

Siendo uno de los primeros optometristas titulados en dar servicio en nuestra hermosa ciudad de Saltillo, durante más de 45 años se ha dedicado a cuidar la salud visual de los Saltillenses. Siendo durante varios años el responsable de la óptica Coahuila, la que se encontraba en la emblemática calle de Victoria, frente al edificio de Correos, y para inicios de la década de 1980 estableció su propio negocio con el nombre de Optilens.

Su primera óptica la estableció en la calle de Xicótencatl norte número 214 entre Victoria y Aldama, donde sigue dando servicio de alta calidad y confianza, con la más alta tecnología y demasiado sentido humano, por cierto un local muy cercano a lo que era el cinema Atenea, un local con grandes vitrales, y que de manera personal, no varias sino muchas veces me quedaba, durante mi infancia, viendo lentes y armazones.

Muestra de la solidaridad de Chuy Rodríguez, de su compromiso social, de su responsabilidad con quienes menos tienen, fueron las campañas de salud visual que realizó, apoyando al Club de Leones de Saltillo.

Padre de tres hijos, Jesús, Luis y Eduardo, hoy abuelo de cuatro nietos, Marcelo, Diego, Aría y Eduardo, quienes son toda su adoración.

Mi amigo, Miguel Domínguez, mejor conocido como Popeye, siempre me ha presumido del amor con el cual trabaja su tío Chuy Rodríguez y vaya que lo sabe, pues lleva colaborando con él en las ópticas por casi 20 años.

Siempre al pendiente no solo del proceso de producción de anteojos, sino de la atención a los más importante que tiene su negocio, los clientes o pacientes, un empresario, que ha logrado abrir cuatro sucursales, generando empleos y siempre ofreciendo servicios y productos de calidad. Definitivamente Jesús Alfonso Rodríguez Garza, el optometrista, el empresario, el padre, el abuelo, el esposo, el tío, mejor conocido como Chuy Rodríguez es un Saltillense como muchos que tenemos y que vale la pena presumir.

 

Artículo anteriorInsiste Secretaría del Medio Ambiente en registro de mascotas
Artículo siguienteACONSEJAR
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.