CAFÉ POLÍTICO

 DULCE MARÍA SAURI

La meridana Dulce María Sauri Riancho tiene un historial político relevante. De 69 años, es socióloga egresada de la Universidad Iberoamericana UIA Campus Ciudad de México. Con doctorado en historia por parte del CIESAS del CONACYT, ha sido tres veces diputada federal y en dos ocasiones Senadora de la República. Fue presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de diciembre de 1999 a diciembre del 2002 sustituyendo a José Antonio González Fernández, siendo reemplazada por Roberto Madrazo. Cuando Víctor Manzanilla Schaffer deja la gubernatura (por pleitos con el entonces presidente Carlos Salinas), Dulce María entra como gobernadora interina de Yucatán de 1991 a 1993. Catorce años después (2007) cuando Dulce desea ser gobernadora de 6 años, Ivonne Ortega Pacheco (sobrina del cacique Víctor Cervera Pacheco) le gana le elección interna y de ahí la gubernatura. El miércoles Sauri Riancho fue electa presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para el tercer y último año de la LXIV Legislatura Federal. Por cierto, los 4 diputados perredistas que le hicieron un paro al PRI al pasarse a sus filas para rebasar al PT, se regresaron a su partido una vez que Dulce levantó la mano. De esta forma el PRI se quedó con 46 diputados al igual que el Partido del Trabajo. Por su parte Morena se queda con 251 legisladores, lo que lo mantiene con la mayoría relativa en la Cámara baja y con el control de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO)

 

DOLORES Y RENÉ

Ahora sí Sauri Riancho alcanzó las dos terceras partes al recibir 313 votos, con lo que consiguió la mayoría calificada. Y lo que son las cosas, la diputada María de los Dolores Padierna Luna (Morena, esposa de Rubén Juvenal Bejarano Martínez (a) “el señor de las ligas”) continúa como vicepresidente de la Mesa Directiva. Como que ya chale. Ambos, Dolores y René, son intensos activistas de la Izquierda Democrática Nacional (IDN, la fuerza más importante del perredismo en la capital). Una corriente que aglutina a varias tribus de izquierda como Trotskistas, Maoístas, socialistas, guevaristas, socialistas radicales, cívicos revolucionarios, universitarios progresistas, Frente Popular Francisco Villa (agrupa a 13 mil taxistas) entre muchos otros partidarios de la lucha armada. Por eso ni Dolores ni René dan resultados en la 4T. Por andar en el lumpenaje –en estricto sentido: la más baja estofa del proletariado, de todos aquellos carentes de conciencia de clase– de las izquierdas socializantes. Han descuidado, en mucho, sus labores como vicepresidente de la Cámara, y como encargado de los Programas Sociales del gobierno federal. Como quien dice, el lobo cuidando a las ovejas.

 

¿DÓNDE QUEDÓ LA EQUIDAD?

Bueno, volviendo con el cambio de Mesa Directiva de antier en San Lázaro, como que no checa eso de la equidad de género. Mire Usted; de los 11 diputados que conforman la nueva Mesa Directiva, 9 son mujeres y 2 son hombres. ¿Entonces en qué quedamos? Jajajajaja. Que bárbaros. Ah, de los 11 ninguno forma parte del Partido del Trabajo (PT) como castigo por el desmadre que se aventó el porro y salvaje Fernández Noroña. Por último, la diputada Martha Garay (Coahuila-Saltillo) quedó como secretaria de la mesa. Ella es subordinada de Rubén Moreira (se hizo a su sombra), y que en varias ocasiones –Rubén– ha consentido a favor de sus pares de Morena. Así las cosas pues.

 

TRIBUNAL –VS– INSTITUTO

Siempre han sido los legalismos técnicos los que definen la litis. Los legalismos –o la falta de interpretación de la ley– se manejan como mejor convenga en determinados hechos y circunstancias. En el expediente SUP-RAP-49/2020 en donde el Instituto Nacional Electoral (INE) solicitaba que los programas de las mañaneras se dejaran de transmitir en Coahuila e Hidalgo por el hecho de que se van a celebrar elecciones locales el 18 de octubre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) les dio palo. Y todo porque el Tribunal adujo que el acuerdo del INE careció de sustento normativo. O lo que es lo mismo, al carecer de sustento en la ley, se estaría violando la validez de toda resolución. El TEPJF vuelve a interpretar las normas como mejor le convenga. Y vaya que ello lo ha dejado muy mal parado. Por ejemplo, al señalar que “diversos entes gubernamentales le solicitaron se permitiera la difusión de propaganda institucional, durante el periodo de campaña en los estados de Coahuila e Hidalgo” (se interpuso un solo recurso de apelación), de ahí se agarró el Tribunal para dejar sin efectos el pronunciamiento del INE. No es la primera vez –ni la última– que el INE y el TEPJF se agarran de la greña. Mire Usted; hace unos días Lorenzo Córdoba, consejero presidente del INE señaló que el Tribunal no debería de exigirles ni ordenarles –no tienen facultades para ello, dijo–, para que hicieran la encuesta abierta y por teléfono a fin de renovar la dirigencia nacional de Morena. Lo anterior en virtud de que el Instituto no sabe programar ni dirigir encuestas. Máxime y en virtud de que el lunes que entra inicia el proceso electoral federal.

 

LAS MAÑANERAS, FEA FORMA DE GOBERNAR UN PAÍS

Así las cosas, las mañaneras que no es otra cosa que un programa repetitivo –hasta la saciedad, hasta el hartazgo–, una manera de gobernar a un país que se encuentra rankeado en el lugar 87 en preferencias de  presidentes de todo el mundo; una mañanera de propaganda política a favor de la CuatroT y de Morena (sin duda alguna), continuarán transmitiéndose en Coahuila e Hidalgo. Carajo, solo la mayoría de los magistrados del TEPJF (la resolución fue por mayoría, no por unanimidad) ven de manera inocente e ingenuamente que las mañaneras no influyen en el voto a favor de Morena y sus candidatos. Por sentido común se debería cortar la señal mientras dure el proceso electoral en ambas entidades del país. Es lo menos que deberían hacer. Por cierto, ¿Dónde quedaron los 560 mil millones de pesos que supuestamente el gobierno de la Cuarta Transformación ahorró en el combate a la corrupción? ¿No sería bueno que parte de ese dinero se empleara en el combate a la crisis sanitaria de la pandemia COVID-19 para evitar el mayor número de muertes? ¿O prefieren, como lo han hecho hasta ahora, seguir repartiendo lana a millones de mexicanos a manera de becas –un barril sin fondo–, que no es otra cosa que comprar votos cautivos para los procesos electorales que se avecinan?