La Habana aplica medidas rigurosas ante rebrote de COVID-19

 (Xinhua/Joaquín Hernández) (jh) (rtg) (vf) (dp) 

La Habana, Cuba.- La ciudad cubana de La Habana vive este martes con avenidas semi vacías de personas y autos su primera jornada bajo nuevas medidas restrictivas en comercio y transporte, incluido un toque de queda para frenar el repunte de casos de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

Entre las regulaciones para contener el alza de los contagios figura la limitación durante la mañana y la tarde del tránsito de vehículos estatales, que solo podrán circular si están debidamente autorizados e identificados, así como el transporte particular para reducir los traslados innecesarios.

El gobierno cubano prohibió también toda movilidad de personas y vehículos de las 19:00 hora local a las 05:00 horas del día siguiente.

Limitó, además, el transporte desde y hacia La Habana, donde se han diagnosticado casos positivos del nuevo coronavirus en sus 15 municipios durante las últimas dos semanas.

Para controlar los accesos o salidas se crearon puntos de control en las fronteras con las provincias de Artemisa y Mayabeque.

Únicamente pueden entrar a la urbe los denominados “casos excepcionales”, como fallecimiento de familiares, regreso al territorio de origen u hospitalizaciones, además del transporte de carga.

En lo referente al sector comercial, los habaneros solo pueden comprar en los comercios del municipio donde residen, además de que se redujo el horario de las tiendas.

De igual manera, se limitó el traslado entre municipios de vendedores ambulantes, con el objetivo de que no haya movilidad y solo comercialicen en su municipio de residencia.

Los centros estatales que no son de producción continua o priorizados quedaron cerrados o con el mínimo de trabajadores posibles y se priorizó el trabajo a distancia.

Las autoridades han advertido que se aplicarán multas con “altas cuantías” por el uso incorrecto del “nasobuco” o mascarilla, la utilización de áreas culturales y deportivas, y la realización de ejercicios, juegos o estancias en la vía pública, mientras que serán sancionados los centros de trabajo que incumplan las medidas sanitarias.

Las escuelas habaneras mantienen a su vez cerradas las puertas, pese a la reanudación este martes del año académico 2019-2020, suspendido hace cinco meses en el resto del país a causa de la pandemia.

La aplicación de estas normas se mantendrá durante 15 días, período en que se reevaluará la situación epidemiológica de la capital y se decidirá la continuidad o levantamiento de las regulaciones.

Cuba acumuló hasta el lunes 4 mil 65 casos positivos, 3 mil 395 que superaron la enfermedad (84 por ciento) y 95 fallecidos desde la detección de los primeros enfermos de la COVID-19, el pasado 11 de marzo.

De las 33 personas diagnosticadas con la enfermedad este lunes, 23 se localizaron en 10 de los 15 municipios de la capital cubana.

Científicos cubanos realizan desde el 24 de agosto pasado la fase de prueba en humanos de la vacuna “Soberana 01”, con que el país caribeño aspira disponer de su propio fármaco para contener la pandemia y cuyos resultados se conocerán en febrero de 2021. (XINHUA)