Trump acepta nominación del Partido Republicano para la reelección

Foto: Flickr The White House 

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó en la noche de este jueves la nominación del Partido Republicano para la reelección en un discurso desde el Jardín Sur de la Casa Blanca.

“Compatriotas estadounidenses, esta noche, con un corazón lleno de gratitud y optimismo ilimitado, acepto con orgullo la nominación para presidente de Estados Unidos”, dijo Trump al concluir la Convención Nacional Republicana de 2020.

Frente a la Casa Blanca se reunieron manifestantes con la intención de interrumpir su discurso al aire libre pronunciado ante una multitud de más de 1.000 personas. El Servicio Secreto reforzó la seguridad alrededor de la residencia presidencial.

Trump, de 74 años, era empresario y celebridad de televisión antes de ingresar a la política. Ganó las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 como republicano al derrotar a la entonces candidata presidencial demócrata y exsecretaria de Estado, Hillary Clinton.

Este año, se enfrentará al exvicepresidente estadounidense y candidato presidencial demócrata en 2020, Joe Biden. Según las encuestas realizadas por RealClearPolitics, Biden se adelanta a Trump en 7,1 puntos. Sin embargo, Trump ha rechazado repetidamente las encuestas que lo muestran segundo calificándolas de “falsas”.

El jueves por la noche, Trump expuso por qué debería ser reelegido, promocionó lo que cree que son logros de su primer mandato, defendió su manejo de la pandemia del coronavirus y trató de establecer un contraste entre él y Biden.

“Esta es la elección más importante en la historia de nuestro país”, subrayó. “Nunca ha habido tanta diferencia entre dos partidos, o dos individuos, en ideología, filosofía o visión como la que hay ahora”.

Sus declaraciones se producen en medio de una reactivación de la ira por la brutalidad policial y el racismo a raíz de los disparos hechos por un policía contra el afroamericano Jacob Blake, de 29 años, en Kenosha, Wisconsin, el 23 de agosto, que ha desencadenado protestas que se han convertido en caos y violencia.

Trump no mencionó el tiroteo en su discurso de aceptación, pero siguió haciendo hincapié en un mensaje de “ley y orden”, una idea principal de su candidatura a la reelección, con el fin de atraer votantes. Además pintó una imagen pesimista de cómo luciría el país con Biden en la Casa Blanca.

“Nadie estará a salvo en Estados Unidos de Biden”, afirmó. “Hay violencia y peligro en las calles de muchas ciudades dirigidas por demócratas en todo Estados Unidos… Debemos mantener la ley y el orden”.

Biden, en una entrevista con MSNBC el mismo jueves, acusó a Trump de “alentar la violencia, en lugar de apaciguarla”.

“Ve esto como un beneficio político para él”, denunció Biden cuando se le preguntó sobre las manifestaciones en Kenosha, Wisconsin. “Y lo tiene claro. Lo que está haciendo es echar más gasolina al fuego”.  (XINHUA)