Crematorios están funcionando noche y día en Saltillo

  Para poder darse abasto ante el número de cuerpos que están recibiendo

Los crematorios de Jardines del Santo Cristo en Saltillo están operando prácticamente todo el día para poderse dar abasto, ante la alta demanda de este servicio funerario a causa de Covid-19. En las últimas semanas las cremaciones se han incrementado al triple.

En entrevista con EL HERALDO, la administradora de Parques Funerarios del Grupo Empresarial Martínez, Laura Velázquez Ayala, señaló que normalmente en la temporada primavera-verano el número de fallecimientos disminuye, pero que este año ha sido atípico, pues no ha existido una temporada baja.

De hecho, dijo que, de ser necesario, se habilitaría un tercer horno crematorio en Jardines del Santo Cristo, pues afirmó que se estima que en los próximos 30 días puedan fallecer mil personas más en Coahuila a causa de Covid-19.

De acuerdo a las cifras del Plan Estatal de Prevención y Control, emitido por la Secretaría de Salud, en Coahuila suman ya 1 mil 263 fallecimientos por Covid-19, sin contar a los que murieron por presunto covid, antes de tener el resultado de la prueba.

En Saltillo han muerto 256 personas por esta enfermedad desde que inició la contingencia, pero de éstas, 177 murieron en los últimos 30 días. Mientras que del 27 de junio al 27 de julio fallecieron 62 personas.

Es decir, el 93 por ciento de los fallecimientos por Covid-19 en Saltillo fue del 27 de junio al 27 de agosto.

Los lineamientos para el manejo seguro y disposición de cadáveres con causa de muerte probable o confirmada por Covid-19, publicados el 7 de abril y reformados el 5 de mayo de 2020, en su artículo 45 señalan que los cadáveres debidamente identificados y reclamados con causa de muerte probable o confirmada por Covid-19 (SARS-CoV-2), deberán ser cremados en aquellas funerarias que cuenten con crematorio debidamente autorizado.

En Saltillo, la mayoría de las cremaciones se realizan en Funerales Martínez, Capillas Jardín de los Pinos o Agencia Villanueva Fernández.

La administradora de Parques Funerarios de Grupo Martínez señaló que anteriormente las cremaciones eran una práctica definida claramente en la clase media-alta o alta, pero que las condiciones actuales han hecho que, por obligación, no por decisión, se esté dando ahora en la clase media y baja, aunque, debido a la costumbre arraigada de despedir a los muertos, tener una tumba en donde visitarlos o traerles flores, o incluso llevarles música y esperar a que lleguen todos los familiares, muchas personas han optado por permanecer con las cenizas de sus seres queridos, que han fallecido por Covid, en su casa, en lugar de depositarlas en un nicho.

“Estamos peor que en abril y marzo, eso lo entendemos todos, por Dios, es impresionante, 30-32 gentes fallecen en el estado de Coahuila todos los días, por eso se calcula que para el 30 de septiembre habrá otros mil muertos más”, indicó Laura Velázquez.

“Es cuestión de capacidad, nosotros (Jardines del Santo Cristo) tenemos dos hornos, y estamos viendo integrar uno más, porque esto no sabemos cuándo va a parar, es increíble que todavía encontremos personas que no creen que existe, y yo te puedo decir que nosotros, por obvias razones, sabemos que existe desde el principio que empezó, antes lo veías y no sabias quien era, pero ahorita la pandemia nos está cercando, ya volteas y ves al amigo, al vecino, ya cada vez nos va cercando más, mucha gente ha tenido que optar por la cremación sin desearlo, porque es una norma”, agregó.

Laura Velázquez dijo que ya van para tres meses que sus hornos prácticamente no se han detenido, pues en un principio apoyaron incluso a sus filiales en Monterrey, ante el aumento de muertes en el vecino estado, pero ahora son en su mayoría personas de la Región Sureste de Coahuila.

“No podemos bajar la guardia, soy yo la que da fe de que esto no para, mis hornos tienen tres meses que no paran, de día y de noche cremamos”, indicó.

Cuando una persona muere por Covid-19, los familiares deben ponerse en contacto con algún servicio funerario, para que se acuda de inmediato al hospital, en donde se los entregan en una bolsa hermética, debidamente sanitizada e identificada. Enseguida, el cuerpo es llevado al horno crematorio, para iniciar lo más pronto posible con el proceso, mismo que tarda alrededor de tres horas.

Por estas normas y condiciones, los hornos están trabajando hasta de madrugada, sin embargo, gracias a la organización de Funerales Martínez, en esta empresa no se han presentado filas de carrozas en espera de que los cuerpos sean cremados, ni se han tenido que apilar cuerpos, como ha pasado en otras ciudades. (JOSÉ TORRES)