Venden antojitos para mantener parroquias

Foto: La Voz de Monclova

Monclova. –  Con vendimia los domingos de menudo, tamales y asado se sostiene la parroquia “Santiago Apóstol” durante la contingencia sanitaria que obligó a suspender los oficios religiosos, en los que la presencia de feligreses les permitía generar ingresos.

El Párroco del templo de mayor tradición en la ciudad, por su tamaño, antigüedad y ubicación frente a la plaza principal, Eduardo Neri Frías, expresó divertido que han tenido que vender menudo, chiles rellenos, asado y platillos de comida.

Manifestó que las 15 parroquias que hay en la región Centro están en crisis financiera porque desde hace cinco meses dejaron de recibir ingresos al suspenderse las bodas, 15 años y bautizos que les permitía compensar sus gastos.

“Vendemos comida para que, de ahí poder pagar los servicios, los sueldos de los trabajadores y casa sacerdotal, sale mucha luz y los impuestos no perdonan, el seguro de los trabajadores, ISN”, destacó.

En la parroquia “Santiago Apóstol” los gastos ascienden a más de 60 mil pesos mensuales, afirmó, pues sólo de nómina son 50 mil pesos más los servicios de agua, electricidad, gas, cuotas del IMSS que un bimestre pagaron 20 mil pesos y otro 10 mil, comentó.

“Todas estamos en una situación desesperante, en crisis económica, obviamente las más grandes tenemos gastos más fuertes porque no es lo mismo una parroquia de la periferia donde hay un sacristán y el padre a otra donde tenemos varios trabajadores, pero cada quien en su medida la está pasando difícil”, subrayó. (CRISELDA FARÍAS| INFONOR)