DE BUENA FUENTE

¡CÁLLESE SEÑORA!

Ahora resulta que la paisana Chayo Robles Berlanga tiene más tamaños que el “fifi” Emilio Lozoya, pues según el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, el ex director de Pemex se encuentra libre por soplón, en tanto que la arteaguense sigue presa por callar los nombres de los implicados en la llamada “estafa maestra”.

Sin duda, la ex titular de Sedatu en tiempos del presidente Enrique Peña Nieto, es una perla negra coahuilense, en eso de guardar para sí los presuntos delitos cometidos por su ex jefe y sus colaboradores.

Alejandro Gutiérrez es otro coahuilteco que se amarró la lengua y prefirió pasar un buen tiempo en la cárcel, antes que entregar a su amigo Manlio Fabio Beltrones como autor intelectual en la presunta estafa para conseguir recursos para el PRI nacional.

Sin nada que presumir al respecto, se encuentra el ex titular del Satec, Javier Villarreal, que apenas cayó en manos de la justicia texana, delató al ex gobernador Jorge Torres, y al empresario monclovense Rolando González Treviño, por desvío de recursos.

Tras su aprehensión, y traslado a una prisión en Texas, Jorge y Rolando entregaron otros nombres, a cambio de su libertad condicional y reducción de sentencia. Pobre Rosario.

 

¡QUE LO CUMPLA!

El líder estatal del PRI, Rigo Fuentes, insiste en decir en cada reunión virtual con la base tricolor, que una vez que concluya la elección a diputados federales, se va a retirar del cargo.

El dirigente priista afirma que tras la derrota pasada en la que se perdió la mayoría en el palacio legislativo, solicitó quedarse al frente del PRI para “sacarse la espina”, y avasallar en las elecciones de este año.

El asunto es que la militancia no sabe si el dicho de Rigo es solo un ardid para que le echen más ganas en la elección y lograr que ya se vaya, aunque al final se quede, como tristemente ya pasó hace algunos meses.

Rigo es uno de los dirigentes más odiados y menos respetados al interior del PRI, en la historia de este organismo político en Coahuila. Y eso que hubo algunos pal can..

 

OCURRENCIA MACABRA

La paisana Melba Farias, es una mujer exitosa tanto a nivel personal como político, pero de ahí a que pueda gobernar Monclova, es una broma macabra.

Tal vez el senador Armando Guadiana se apiadó de la legisladora federal, cuando la destapó hace unos días como posible candidata de Morena para la alcaldía de la capital del acero.

Melba es una mujer trabajadora, de la cultura del esfuerzo, pero batalla para leer, y hasta tal vez también lo haga para escribir. Monclova requiere y merece un mejor perfil.