En búsqueda de plasma, el tesoro más preciado contra el Covid  

No es la panacea, pero ha demostrado buenos resultados en pacientes graves y muy graves bajo tratamientos aplicados en Saltillo 

El plasma convaleciente se ha convertido en uno de los tratamientos más prometedores para pacientes graves y muy graves de Covid-19, pero el principal problema que enfrenta la medicina para la aplicación de esta terapia es la dificultad para localizar a un candidato idóneo para donarlo, el cual debe cumplir una serie de requisitos y pasar exámenes médicos.

Desde que comenzó la contingencia por Covid-19, en diferentes países se comenzó a hablar de la posible utilidad del plasma de pacientes recuperados, para ayudar con los anticuerpos que han generado a la recuperación de quienes padecen la enfermedad.

En Saltillo no ha sido la excepción, sobre todo las últimas semanas, cuando comenzó a presentarse un aumento significativo en el número de casos positivos detectados y de hospitalizados, pues los familiares de estos pacientes, al saber que el plasma podría representar la recuperación de su ser querido, han inundado las redes sociales con peticiones para que quienes han vencido al Covid-19 se acerquen a donar este líquido.

Google ofrece datos sobre el aumento en las búsquedas de los términos donación, plasma y plasma Covid, las cuáles se han incrementado en 40 por ciento en Coahuila y 60 por ciento en el país en los últimos 30 días.

Sin embargo, a la par del aumento en la demanda de plasma convaleciente en Saltillo, también han aparecido quienes –quizá por su desesperación- han ofrecido una remuneración económica a quienes –siendo aptos- se acerquen a hacer una donación para la recuperación del paciente que se encuentra hospitalizado.

Esto ha encendido las alarmas de quienes se encuentran investigando sobre este tratamiento y que de manera profesional realizan la búsqueda y evaluación de candidatos a ser donadores de plasma, pues el peligro latente de fraudes en la compra-venta de plasma podría poner en riesgo los estudios que se realizan sobre esto.

PERO, A TODO ESTO, ¿QUÉ ES EL PLASMA CONVALECIENTE?

De acuerdo a la FDA, el plasma es la parte líquida de la sangre, que se recolecta de los pacientes que se han recuperado de Covid-19, y que contiene anticuerpos que pueden ayudar a combatir la infección en otros pacientes.

Y es que, así como en todo el mundo hay miles de científicos trabajando en la creación de una vacuna contra el Covid-19, también hay miles buscando un tratamiento efectivo contra este padecimiento, y en Saltillo no es la excepción.

PROMETEO, LA ESPERANZA DE SALTILLO

Casi cuando recién comenzaba la contingencia por coronavirus en México, el doctor Lauro Cortés, director del Hospital Universitario de Saltillo, con apoyo de la Universidad Autónoma de Coahuila y el Coecyt, giró instrucciones para la conformación de un grupo de investigación que abordara el uso de plasma convaleciente para el tratamiento de Covid, este equipo, conformado por diferentes especialistas de la salud, está encabezado por los médicos Carlos Felipe Barrera-Ramírez y Julio César Martínez Gallegos.

El proceso para lograr echar a andar el proyecto, que lleva por nombre “Prometeo”, es largo, pues se tiene que buscar evidencia científica y cumplir los lineamientos de bioseguridad, así como el aval de los comités de ética, investigación y bioseguridad, y –sobre todo- el de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Pero en todo esto ya se ha avanzado en el Hospital Universitario de Saltillo, y actualmente han tamizado a más de 50 potenciales donadores, de los cuales solamente 14 pudieron realizar la donación, y de éstas se han realizado 11 transfusiones a pacientes Covid, mismos que han tenido una muy buena respuesta al tratamiento.

Pero, por más prometedor que parezca, hay que dejar en claro algo: el plasma no es la panacea del Covid.

“Estamos viviendo un momento crítico por esta pandemia, esta pandemia se llama Covid-19 y es por un virus, el SARS-Cov-2, al día de hoy no hay un tratamiento efectivo y específico contra esta enfermedad desafortunadamente”, sentencia el especialista médico Carlos Felipe Barrera-Ramírez, jefe del Área de Enseñanza del Hospital Universitario.

Pero esto no termina allí, pues si estamos preocupados por una vacuna, deberíamos estarlo también por un tratamiento:

“Hay que ser muy claro con la población, yo les diría que por lo menos en un año o año y medio es un tiempo en el que no tendremos un tratamiento efectivo”, agrega.

Sin embargo, la intención de Prometeo, el proyecto del HU, es saber qué tan efectivo puede ser el plasma como una opción terapéutica más.

“A nivel mundial hay buenos indicios de que puede ser útil, pero no es la panacea”, señala el médico cardiólogo.

Tanto el doctor Carlos Barrera como el doctor Julio Martínez han trabajado por días y noches enteras desde que comenzaron este proyecto, fuera de su turno siguen contestando llamadas y mensajes, tanto de quienes buscan plasma, referidos por su médico, o de quienes quieren convertirse en donadores.

La meta del proyecto Prometeo era estudiar y ayudar a 10 pacientes de forma inicial, pero han ido más allá y no se detendrán mientras sea posible seguir apoyando, sin embargo, lo que hace difícil el proyecto es la complejidad del Covid y de quienes logran recuperarse, pues no todos son candidatos aptos para donar.

“Al inicio teníamos muy pocos donantes, prácticamente nuestro primer donador fue un médico. Hemos tenido militares y ya en las últimas semanas han venido personas de manera altruista o que tienen internado a un familiar y quieren ayudarle”, señala el médico Julio César Martínez.

“No todos son buenos candidatos para donar, porque, aunque hayan tenido la Covid y se hayan recuperado, hemos encontrado que un gran porcentaje de estos pacientes no tienen anticuerpos. Desafortunadamente este virus se comporta de manera muy extraña, estamos apenas conociéndolo, nos está dando sorpresas nada agradables, estamos encontrando que la inmunidad con los anticuerpos dura muy poco, muchos pacientes después de 3 o 4 semanas ya no tienen anticuerpos, por lo menos no detectables”, indica el doctor Carlos Barrera.

Además, de cumplir con los requisitos para ser donante de plasma, el paciente debe aplicar un cuestionario de salud y realizarse una valoración como cualquier transfusión sanguínea, para asegurar que el plasma sea seguro. Debe haber compatibilidad de grupos sanguíneos e incluso tener una vena de buen calibre.

Entonces, hasta ahora con lo avanzado de este proyecto, el tratamiento con plasma convaleciente ha sido bueno en los pacientes a quienes se les ha aplicado, pero lo complicado está en obtenerlo, como si se tratara de un extraño tesoro difícil de encontrar.

CON PLASMA VENCIERON AL COVID

Fue en Saltillo donde doña Aída, quien se contagió de Covid-19 y además padecía hipertensión, obesidad y EPOC, se convirtió en la primera paciente recuperada en Coahuila gracias al uso de plasma convaleciente y logró dejar el Hospital General de Zona número 1 luego de 15 días de tratamiento en el área Covid-19.

Este hospital saltillense es pionero en la aplicación de este tratamiento, pero el plasma para doña Aída llegó desde la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) número 34 de Monterrey, Nuevo León.

Ante un estado de salud complicado, los médicos y familiares acordaron aplicar el plasma a la paciente y, de acuerdo a la especialista en Neumología del IMSS #1, doña Aída tuvo una “evolución sorprendente, mejoraron los niveles de saturación de oxígeno, caminó e incluso por una ventana saludó a su hijo.

Pero no ha sido el único logro del plasma en el IMSS en Saltillo, pues también logró recuperarse Adrián, un joven de 34 años de edad, quien luego de contraer Covid-19 presentó insuficiencia renal, desequilibrio electrolítico, sangrado pulmonar abundante y tuvo que ser conectado a un ventilador por dos semanas.

Tras un mes internado el paciente finalmente pudo ser dado de alta luego de haber recibido un tratamiento con plasma convaleciente en el IMSS #1.

Del proyecto Prometeo del Hospital Universitario se ha apoyado con plasma a pacientes tanto de ese nosocomio, como del Hospital Oncológico, de la Concepción y del Hospital General.

También han sido contactados por personas de Monterrey, Tamaulipas y Tijuana, pero se ha decidido que se buscará apoyar localmente, a la población saltillense.

 

VENDERLO ES UN DELITO, DEBE SER UN ACTO DE SOLIDARIDAD

El doctor Marco Antonio Candia Oyervides, médico del ISSSTE que padeció de coronavirus, fue el primer donador de plasma convaleciente para el proyecto Prometeo en el Hospital Universitario.

En este caso el cardiólogo del ISSSTE acudió tras su recuperación al HU a donar su plasma, para poder apoyar a algún otro paciente, según dieron a conocer los médicos que encabezan el proyecto.

Pero el doctor Carlos Barrera hizo un exhorto a la población, para evitar comercializar el plasma y generar una especie de mercado negro de compra-venta de este importante líquido.

“Si usted estuvo enfermo de la Covid-19 y tuvo la enorme fortuna y bendición de recuperarse, de una manera altruista y generosa, lo invitamos a que se acerque a nosotros, con la idea de que nos done su plasma, por favor, no lo venda. Apoye al prójimo”, pidió a los saltillenses.

Por su parte, el Gobierno del Estado de Coahuila también ha implementado una campaña para invitar a quienes han superado el Covid a convertirse en donadores de plasma, pues aseguran que una donación podría salvar hasta tres vidas. (JOSÉ TORRES)


¿CÓMO DONAR PLASMA?

Hay tres opciones para convertirse en donador altruista de plasma convaleciente:

  1. Sumarse al proyecto Prometeo del Hospital Universitario enviando un mensaje, WhatsApp o llamada a los teléfonos 811 385 2249 o 844 160 2269, o un correo electrónico a la dirección juliomartinez_18@hotmail.com.
  2. Comunicarse al télefono 844 414 8100 de la Secretaría de Salud de Coahuila para donar el plasma en el Centro Estatal de Transfusión Sangínea.
  3. Llamar al 800 222 2668 del Instituto Mexicano del Seguro Social o enviar un correo a lopezm@imss.gob.mx

 

REQUISITOS

  • Personas mayores a 18 años
  • No embarazadas o lactantes
  • Diagnóstico de Covid-19 confirmado con RT-PCR positiva para SARS-CoV-2
  • Haber permanecido al menos 14 días asintomático y tener una RT-PCR negativa para SARS-CoV-2
  • Haber permanecido al menos 28 días asintomático si no se cuenta con RT-PCR negativa