Ejército y rescatistas buscan sobrevivientes tras explosión en Beirut

(Xinhua/Bilal Jawich) (rtg) (dp)

Beirut.- Personal del ejército y socorristas revisaron montañas de escombros dejadas por explosión masiva que arrasó el puerto principal del Líbano, buscando sobrevivientes de una explosión que rugió a través de la capital, Beirut, matando al menos a 100 personas e hiriendo a miles más.

El Financiero publicó que las autoridades solicitaron ayuda de emergencia a otros países debido a la creciente preocupación por el suministro de alimentos en una nación dependiente de las importaciones. Las autoridades señalaron como culpable del accidente al nitrato de amonio altamente explosivo, equivalente a mil 800 toneladas de TNT que se habían almacenado en el puerto durante años, aunque no aclararon qué desencadenó la explosión.

Entre las promesas de apoyo, Francia adelantó que enviará suministros médicos y doctores para el próximo jueves, mientras que Alemania ofreció a miembros de sus fuerzas armadas para ayudar en las operaciones de búsqueda.

“Es como el apocalipsis”, afirmó la legisladora Yassine Jaber a Bloomberg. “Negligencia pura y esa es la última manifestación de cuán mala ha sido la gobernanza en el Líbano, sin responsabilidad alguna, una manifestación de fracaso que debería sacudirnos para despertarnos”.

Los hospitales, ya presionados por la emergencia del COVID-19, se vieron abrumados por un número de víctimas que aumentó durante toda la noche. Al menos 4 mil personas quedaron heridas y decenas desaparecieron.

El ejército acordonó el puerto, a través del cual ingresan gran parte de los alimentos y otros suministros del Líbano. La nación importa casi todas sus necesidades desde el extranjero, incluido el trigo y el combustible, que el banco central ha estado subsidiando a partir de sus reservas cada vez menores. Los silos de trigo en el puerto resultaron dañados y su contenido, equivalente a unas seis semanas de abasto del país, fue declarado no apto para consumo, advirtió el ministro de Economía, Raoul Nehme.

El funcionario se reunirá con importadores de trigo y formulará un plan de respuesta, dijo su oficina.

“El daño es masivo en el puerto y tomará mucho tiempo repararlo y construirlo”, consideró el ministro de Obras Públicas, Michel Najjar, a una estación de televisión local. El puerto de la segunda ciudad más grande del Líbano, Trípoli, servirá como alternativa, posiblemente respaldada por instalaciones en Sidón y Tiro, señaló el ministro.

El puerto de Beirut maneja seis millones de toneladas de envíos al año. El Ministerio de Energía aseguró que la sede de la compañía eléctrica estatal fue destruida por la explosión.

Se declaró un estado de emergencia de dos semanas y se espera que el gabinete se reúna más tarde este miércoles para discutir la última crisis que acosa a Líbano.

El Gobierno emitió un llamamiento global en busca de ayuda, dado que sus propias arcas están vacías por la corrupción y la mala gestión. Antes de la explosión, las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un préstamo 10 mil millones de dólares se habían estancado por el fracaso del Gobierno libanés en acordar un plan de reforma, y ​​los estados del Golfo desviaron la solicitud de rescate del país, temiendo que el dinero cayera en manos de Hezbolá respaldado por Irán. militantes Las autoridades habían estado discutiendo formas de monetizar el puerto.

La calamidad fue la peor en el Líbano en décadas, avivando la ira hacia una élite gobernante que ha estallado regularmente desde que las protestas antigubernamentales por la corrupción y la mala gestión derrocaron al gobierno de Hariri en 2019. Las imágenes de video mostraron lo que parecía ser un incendio, seguido de luces crepitantes y luego una explosión mucho más grande cuando una enorme nube de humo envolvió rápidamente el área alrededor del puerto de Beirut.

Las secuelas de la explosión dejaron a las personas apresuradas pidiendo ayuda a pie y en moto, algunas con sangre en la cara, frente a un hospital de Beirut. Un hospital dijo que había recibido a 400 personas y otros solicitaron donaciones de sangre, advirtiendo que habían alcanzado su capacidad.

Una ciudad destruida

“Beirut nunca antes había visto algo así”, declaró el gobernador de la ciudad, Marwan Abboud, a periodistas cerca del lugar, comparándolo con las consecuencias de una bomba nuclear. “Es una ciudad destruida, gente tendida en las calles, daños en todas partes”.

El primer ministro Hassan Diab describió la explosión como un “gran desastre nacional” y dijo que el material que causó la explosión había estado almacenado en el puerto desde 2014.

“No descansaré hasta que castiguemos a quien sea responsable con la pena más severa”, adelantó. “Es inaceptable que se hayan almacenado 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio en un contenedor en un depósito durante los últimos seis años”, dijo durante una reunión del Consejo Superior de Defensa.

El nitrato de amonio, un explosivo químico comercial ampliamente utilizado, es casi tan poderoso como la dinamita. En 1995, Timothy McVeigh usó alrededor de dos toneladas de la sustancia para volar el Edificio Federal Alfred P. Murrah en Oklahoma. (CON INFORMACIÓN DE EL FINANCIERO Y BLOOMBERG)