De personal médico a Guerreros Covid: comparte enfermero su experiencia

Cesar Otoniel Romo Ortiz se desempeña como enfermero general en atención a pacientes Covid-19, en el Hospital General de Zona 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y –en sus palabras– el equipo de médicos, camilleros, enfermeros, guardias de seguridad y personal de limpieza que, junto a él, encabezan la lucha contra esta enfermedad infecciosa, merecen ser reconocidos como verdaderos guerreros cuya misión es salvar a pacientes contagiados.

“Esto representó un nuevo reto, pensamos que no iba a llegar a estos extremos. Estoy sorprendido de las experiencias que nos han tocado vivir. Conformamos un gran equipo desde camilleros, básicos, trabajo social, enfermeros y médicos. Todos estamos al pie del cañón, no bajaremos la guardia”, mencionó este sábado, en entrevista para El Heraldo, Cesar Otoniel Romo Ortiz.

Tras cuatro meses de intensos turnos y en medio de la enfermedad, ciudadanos recuperados, decesos y temor de adquirir el virus, su mayor esperanza es que alguna de las vacunas que empiezan a desarrollarse para erradicar este mal funcione y llegue a todos los rincones del mundo donde se necesite, incluyendo a la capital coahuilense.

“Esperamos que el proyecto de las vacunas sea funcional, mientras tanto a base de los medicamentos que tenemos ha habido sobrevivientes de esta pandemia. Estamos trabajando con lo que tenemos”, dijo.

Con los pliegues de una sonrisa cansada, que apenas alcanza a verse en los extremos de su cubrebocas, Cesar, de 32 años, no pierde la fe de que un día la pandemia se terminará y, mientras tanto, pide a la ciudadanía continuar con las medidas de prevención sanitaria para apoyar en que los hospitales se mantengan en un rango estable de pacientes para continuar con esta lucha.

CULPABILIDAD INMERECIDA 

Lo que más le ha impactado y lamenta, ha sido enterarse que familiares de personas fallecidas por Covid-19, culpan y agreden en ocasiones a personal médico de estos decesos cuando, por el contrario, y en su experiencia, trabaja día con día para salvar vidas, poniendo en riesgo las suyas.

“La gente no cree y lamentablemente tras la muerte de un ser querido, el familiar tiene que buscar un culpable cuando nosotros tratamos de ayudarlos lo más que podemos. Estamos al 110 por ciento y si te duele en el corazón los señalamientos, pero no podemos hacer nada. Para nosotros es un virus nuevo, no es nuestra culpa”, señaló.

“Todos estamos al 100 por ciento ayudando a la población con lo que podamos. No hay que confiarse, todavía estamos en una fase muy crítica y hay que echarle ganas”, agregó. (OMAR SOTO)