Caos en carreteras; Guardia Nacional, ausente

La autopista de cuota Monterrey-Saltillo permaneció cerrada por neblina durante gran parte de éste miércoles, mientras que la libre estaba completamente saturada, desde la salida de Monterrey hasta el entronque al libramiento Norponiente.

El libramiento que sale de Ojo Caliente rumbo a la carretera 57, también estuvo cerrado gran parte del día. En esa carretera, en el tramo conocido como Los Chorros, se lograron abrir a mediodía ambos carriles, pero minutos después la volcadura de un tráiler provocó que se cerraran de nuevo durante varias horas.

Además, una serie de accidentes en el tramo Huachichil-Derramadero, carretera que comunica a la 57 con la Saltillo-Zacatecas y con el Libramiento Norponiente, provocó que éstas dos últimas vialidades también se mantuvieran cerradas y colapsadas, con aglomeraciones impresionantes de vehículos y transporte de carga pesada, cuyos conductores tuvieron que soportar largas horas de espera.

Miles de operarios que viajaban a su lugar de trabajo en las empresas de Derramadero también quedaron varados por horas en sus transportes de personal.

Los tráileres y autobuses que se dirigían a Matehuala y Ciudad de México fueron desviados desde la noche del martes hacia Concha del Oro, lo que también complicó el tráfico en la carretera 54.

Y ante todo este caos, la Guardia Nacional brillo por su ausencia. El único que dio la cara y estuvo al pendiente fue Omar Tavasci Carreón, jefe de la División Caminos Sureste de la Guardia Nacional, que fue quien informó que hay un puente a punto de colapsar, ubicado en el kilómetro 6 del libramiento Ojo Caliente a la Carbonera, el cual tendrá que ser derrumbado, dificultando aún más el tránsito por las carreteras que convergen a Saltillo.

El colapso vial duró prácticamente todo el día este miércoles, pero se espera que para el jueves la situación mejore considerablemente, si el clima lo permite. (EDUARDO SERNA)

 

 

El periódico con mayor tradición en Saltillo.