Inicio COAHUILA Párroco en Parras de la Fuente Sigue rompiendo protocolos de salud

Párroco en Parras de la Fuente Sigue rompiendo protocolos de salud

La tarde-noche de este sábado 25 de julio en la iglesia San Ignacio de Loyola en el municipio de Parras de la Fuente, el párroco Antonio Ávila llevó a cabo una ceremonia matrimonial rompiendo con los protocolos de salud marcados por el Subcomité Técnico Regional COVID-19 Sureste, sin importar el riesgo por el alto número de contagios que han surgido en el municipio.

En ciudades como Saltillo, General Cepeda, Arteaga y Ramos Arizpe las iglesias católicas han respetado las diversas indicaciones del sector salud estatal y federal, además de obedecer las disposiciones de la Diócesis de Saltillo que anunció en su momento el Obispo Raúl Verá López por mantener los templos cerrados para prevenir aglomeraciones y realizar misas solo a través de plataformas digitales.

Lugo de tener conocimiento del reporte, las autoridades municipales se trasladaron a través de personal de Protección Civil para suspender el evento, sin embargo, este ya había terminado. Juan Parra, Director de Protección Civil luego de entrevistarse con el párroco realizó la clausura del templo pues el sacerdote dijo la boda la ofició por voluntad propia. No es la primera vez en lo que va de la pandemia que el párroco Antonio Ávila realiza ceremonias violando cualquier indicación del obispo Verá López.

Poco a poco parroquia se queda sin recursos

No es desconocido que los templos en donde se profesa todo tipo de religión subsisten a través de las donaciones voluntarias, desafortunadamente debido a la pandemia poco a poco se van quedando sin recursos, pues los fieles por indicaciones del sector salud siguen acudir a las celebraciones dejando sin algún tipo de sustento recurrente a quienes las dirigen.

Algunas iglesias han empleado métodos como lo es venta de alimentos para llevar, otros han pasado sus cuentas bancarias para solicitarle a los creyentes apoyo voluntario, sin dejar pasar que pocos líderes espirituales realizan celebraciones a lejos del ojo público con el fin de recibir recursos. (EDUARDO SERNA).