Vacuna estadunidense contra COVID-19 genera respuesta inmune ‘robusta’ en pruebas iniciales

Estados Unidos.- La vacuna estadunidense contra el COVID-19 de Moderna produjo anticuerpos contra el coronavirus en todos los pacientes evaluados en un ensayo inicial, según los resultados iniciales de la fase uno del ensayo.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes producidos son equivalentes a los de las personas que se recuperaron de la enfermedad de manera natural, según los resultados publicados este martes en el New England Journal of Medicine.

Si bien la producción estimulada de anticuerpos neutralizantes no prueba que una vacuna sea efectiva, se considera un importante primer paso en las pruebas. En tanto, los efectos secundarios que se dieron a conocer no fueron lo suficientemente graves en la mayoría de los pacientes como para impedir más pruebas, según el informe de los investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, según informó El Financiero.

“Este es un componente básico necesario para avanzar con los ensayos que podrían determinar si la vacuna protege contra la infección”, dijo la doctora Lisa Jackson del Instituto de Investigación Kaiser Permanente Washington, en Seattle, y quien estuvo a cargo del estudio.

Las acciones de Moderna ganaron 16.4 por ciento en el comercio después del cierre del mercado. El valor de las acciones de la compañía se ha más que triplicado en lo que va del año con la esperanza de que la vacuna obtenga una aprobación rápida.

El primer ensayo contó con 45 participantes, de entre 18 años y 55 años de edad. Los tres grupos de 15 participantes recibieron dos inyecciones intramusculares, separadas por 28 días, de 25, 100 o 250 microgramos (mcg) de la vacuna.

Más de la mitad de los pacientes que recibieron la mitad de las dosis sufrieron fatiga leve a moderada, escalofríos, dolor de cabeza y dolor muscular. Además, el 40 por ciento de las personas en este grupo que recibió la mitad de las dosis experimentaron fiebre después de la segunda vacuna.

En tanto, tres de los pacientes que recibieron la dosis más alta de la vacuna experimentaron efectos secundarios graves, pero esa dosis no se está utilizando en ensayos más grandes.

“Hombre, son muchos efectos adversos”, dijo Tony Moody, médico e investigador del Instituto de Vacunas Humanas de la Universidad de Duke. Dijo que sería “inusual” que una vacuna tenga esta tasa de efectos secundarios. En el lado positivo, dijo que los niveles de anticuerpos producidos eran “realmente alentadores”.

La dosis media de este ensayo inicial (100 mcg) se usará en un gran ensayo de etapa final de la vacuna Moderna, llamada mRNA-1273, que está programado para comenzar el 27 de julio.

La etapa final del ensayo comparará la vacuna con las vacunas de placebo en 30 mil personas sanas con alto riesgo de contraer el coronavirus.

A diferencia de las vacunas tradicionales, que inyectan un virus debilitado o inactivo, o una parte de un virus para desencadenar una respuesta inmune, el producto de Moderna utiliza material genético llamado ARN mensajero para hacer que las células produzcan la proteína espiga del coronavirus. El objetivo es producir anticuerpos contra el virus que protejan contra la enfermedad cuando alguien se expone después al coronavirus. (EL FINANCIERO)