PAPELERÍA EN TRÁMITE

0
132

¿Dónde quedaron esas buenas intenciones de MORENA y del presidente por acabar con la inseguridad sin usar la fuerza pública? ¿Dónde quedaron los abrazos y no los balazos? Al parecer su política pacífica al estilo Rigo Tovar no tuvo éxito, cada día crece la violencia en el país. Y el Joker de Palacio Nacional, pretende con su sentido del humor de amansa pingüinos, construir un mundo maravilloso para tener idiotizados a los cientos de personas que votaron por él. Lamentablemente el cuete de la seguridad le explotó en su mano, en la CDMX.

Y como dijera el gobernador de Guanajuato, no se debe politizar el tema ni usar como agenda política un hecho tan delicado, pero al parecer el presidente se empeña en seguir dividiendo. Y recupero esta frase del gobernador de Guanajuato Diego Sinhue Rodríguez: “Cuando sucede en un estado no gobernado por el partido del presidente, entonces somos omisos y no sabemos gobernar, pero cuando sucede en un estado gobernador por ellos, es porque están haciendo su trabajo, entonces yo creo que no nos estamos tasando de la misma manera, con la misma regla”. Así de fácil es la realidad del país en que vivimos, lamentablemente el Gobierno Federal busca sacar su tajada política rumbo al proceso del año que viene y que iniciará en unas semanas.

Dejar a los gobernadores que enfrenten la delincuencia es un acto egoísta, más exhibirlos en las mañaneras. Lamentablemente el país está pagando los errores de una federación cerrada, que no ve más allá de las puertas de Palacio Nacional.

Les dejo estas cifras oficiales: los 18 primeros meses de la actual administración han sido los más violentos en lo que va del siglo, con 53,628 asesinatos acumulados, cien por día; más del triple de los 15,694 reportados en el mismo tiempo cuando se declaró una guerra. Durante la gestión de Felipe Calderón y 55 por ciento arriba de los 35,116 que sumaron entre diciembre de 2012 y 2018 con Enrique Peña Nieto. Está claro que si no nos mata una bala perdida nos matará el Coronavirus, otro enemigo con el cual debemos lidiar. Pero eso no es todo, el desempleo, la falta de inversión y la crisis que vivimos son otro clavo más al ataúd del país. Al parecer este gobierno ha sido más apocalíptico de lo que se pensaba.

Le pregunto y lo dejo reflexionando para la próxima que nos veamos. ¿Sigue convencido que votar por MORENA y López Obrador fue la mejor opción?