ZAGAL

Coincidencias Perfectas

Luego que su principal directivo fuera protagonista en una de las primeras detenciones que surgieron a raíz de las investigaciones que inició este nuevo gobierno en contra de funcionarios de la pasada administración, parece que el futuro de Altos Hornos de México, una de las siderúrgicas más importante del país, ya tiene rumbo y todo pinta a que esta pasara a ser parte de Grupo Villacero, bajo el establecimiento de una nueva sociedad que ocasionará cambios en el consejo de administración.

Lo anterior es sin duda bueno, pero si usted, querido lector, ha sido constante en este espacio de opinión, puede concluir que nos gusta y acostumbramos es tratar de romper con aquello que pudiera parecer demasiado bueno para ser verdad. Siempre dejando a criterio de usted, creer o no.

Para empezar, remontarnos un poco hacia el 2002 en Reino Unido, cuando se suscitó el escándalo político conocido como MittalGate que consistió en la ejecución de sobornos por parte de uno de los principales empresarios en el ramo siderúrgico de la última época, Lakshmi Mittal, realizado en favor del entonces Primer Ministro y miembro del Partido Laborista – de izquierda – a cambio de la ayuda diplomática de este con el Primer Ministro de Rumania, para que Mittal pudiera comprar a una de las principales acereras de aquel país.

En 2008, la compañía ArcelorMittal del mismo dueño Lakshmi Mittal, adquirió UNICON, una de las principales compañías de acero en Venezuela, quien para ese entonces ya era gobernada por Hugo Chávez – absoluta izquierda – .

Los acontecimientos mencionados, son solamente un par de toda la gama de relaciones con las que ArcelorMittal cuenta en el panorama internacional, sin mencionar a México.

Fue en 2006 cuando ArcelorMittal tomó plena relevancia en terreno mexicano, al adquirir la Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas, mejor conocida como SICARTSA, con el objeto de elevar su potencial industrial y comercial. La planta de producción se encontraba – aún se encuentra ahí – en el municipio de Lázaro Cárdenas en el estado de Michoacán que coincidentemente era gobernado por el Partido de la Revolución Democrática, quien en ese entonces era la principal fuerza de la izquierda en México y cuyo mayor representante en esa época era Andrés Manuel López Obrador.

Lo que se pretende vislumbrar es que, si bien, el hecho que la estrategia de Mittal de invertir en países o lugares gobernados por partidos políticos de izquierda, a cambio de presunto apoyo, parecieran meras coincidencias, a lo que cabe recordar el viejo adagio en la política no hay coincidencias.

Y cómo no mencionarlo cuando hace poco más de un año fue el presidente actual, Andres Manuel Lopez Obrador, quien recibía dentro de Palacio Nacional a Lakshmi Mittal, dueño de ArcelorMittal y de la Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas, principal competidor de Altos Hornos de México en el ramo siderúrgico. Y es que, algo que no le conté, fue que dentro del comunicado oficial que se emitió por parte de los intervinientes con base en el acuerdo del 2006, mediante el cual Mittal se hizo de SICARTSA, expresaba que dentro de dicho acuerdo surgió también la generación de una alianza económica con el antes dueño de SICARTSA que, adivine quien era, así es, Grupo Villacero.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece la prohibición de las prácticas monopólicas dentro del país, pero eso no quiere decir que se limite la participación de personas morales en sociedad con otras personas morales. Lo que no se vale, es que quien aspire a tener mayor participación en cualquier sector, la pretenda conseguir con base en acuerdos que conlleven la realización de prácticas demagogas por parte de la autoridad en turno que, sea del color que sea, nada justifica ese actuar; pero que las realicen gobiernos con ideología de izquierda llama mucho la atención, ya que estas se practican en el ámbito económico-empresarial, mismo que se jactan de conocer su regulación mejor que nadie y si es verdad que la conocen habría que preguntarse ¿para beneficio de quien?

 

Reciban un saludo. Muchas gracias.

Nos leemos la siguiente semana.

 

@Dan_Fdz