Advierten peligro por evadir cuarentenas en América Latina

0
78
Foto: Xinhua

 

Ciudad de México.- Autoridades de América Latina alertaron sobre el peligro de no acatar las medidas de emergencia sanitaria y desatender los toques de queda al salir a la calle y propiciar la propagación de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

En Brasil, con un millón 106 mil 470 casos y 51 mil 271 muertos, el presidente Jair Bolsonaro afirmó que el gobierno no puede seguir pagando el auxilio de 600 reales (unos 120 dólares) a los trabajadores informales para superar los impactos de la pandemia, y que tendrá que negociar con el Congreso un nuevo valor.

“El gobierno no aguanta otro auxilio de este importe, que por mes nos cuesta cerca de 50 mil millones de reales (unos 10 mil millones de dólares). Si el país se endeuda demasiado, tendremos un problema”, aseguró.

En tanto, científicos e investigadores brasileños iniciaron un nuevo e inédito estudio usando células madre en el tratamiento de pacientes con la enfermedad, informó el coordinador del Núcleo de Tecnología Celular de la Pontificia Universidad Católica de Paraná, Paulo Brofman.

“Un gran problema de los pacientes que evolucionan de manera más grave es que ocurre una alteración que llamamos tempestad de citocinas, y que lleva a una inflamación respiratoria muy grande que ocupa buena parte de la estructura pulmonar, haciendo que el área de intercambio de CO2 por oxígeno disminuya mucho”, afirmó.

En Chile, con 246 mil 963 enfermos y 4 mil 502 decesos, las autoridades de Salud reportaron que hasta el momento se contabilizan 2 mil 14 pacientes hospitalizados en unidades de cuidados intensivos, de los cuales mil 726 están conectados a un ventilador mecánico y de ellos, 403 se encuentran en estado crítico.

Actualmente, el país se encuentra bajo estado de excepción constitucional y toque de queda nocturno, normativa que es resguardada por policías y militares repartidos por las calles, además de que se mantienen cerradas las fronteras, suspendidas las clases y se ha paralizado el comercio no esencial.

En Ecuador, con 50 mil 915 contagios y 4 mil 246 muertos, las autoridades de Salud lamentaron que el virus siga avanzando por la falta de responsabilidad de las personas, quienes no acatan las medidas de sanidad ni respetan la cuarentena ni mucho menos el toque de queda.

Según las autoridades, las aglomeraciones de personas en las calles y las ventas informales contribuyen a la escalada de contagios, así como reuniones o fiestas que se vienen realizando, pese a que están prohibidas durante la emergencia sanitaria.

(Xinhua/Martín Zabala) (mz) (ra) (rtg) (dp)

Desde el pasado 3 de junio, la ciudad vive una “nueva normalidad” en el marco de un “semáforo amarillo”, que establece menos restricciones en la movilidad de personas y vehículos para reactivar la economía tras más de dos meses de cuarentena.

En Argentina, con 44 mil 931 casos, de los cuales  mil 43 fallecieron, el gobierno reiteró que prioriza la salud por sobre la economía en el marco de la cuarentena que rige desde marzo ante la pandemia.

“Nos votaron para cuidar a los argentinos y desde el día uno el presidente (Alberto Fernández) tomó las medidas necesarias para cuidar la salud de los argentinos”, expresó el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafier.

“Y después empezamos a tomar medidas relacionadas con el cuidado de los ingresos de las familias, de las Pymes (pequeñas y medianas empresas) y del comercio (…) Lo primordial siempre fue el cuidado de la salud de los argentinos, el cuidado de la vida y en esa línea el presidente tomó todas las medidas”, agregó.

En Uruguay, el presidente Luis Lacalle Pou advirtió que existe cierto relajamiento de la población en el cumplimiento de las medidas para evitar la propagación de la COVID-19.

 (Xinhua/Jorge Villegas) (jv) (vf) (dp)

“Nos relajamos un poco, lo vemos en todos lados (…) Está habiendo fiestas, yo entiendo la necesidad de juntarse, pero no estamos todavía a tiempo”, señaló el mandatario durante un recorrido por la ciudad de Treinta y Tres (250 kilómetros al noreste de Montevideo), donde se registra el principal foco de la enfermedad.

“Con lo que está pasando retrocedimos algunos casilleros. Lo que estábamos pensando de volver a esa nueva normalidad hoy nos obliga a poner pausa, a ir para atrás todo lo necesario. Lo hacemos con pesar, pero es nuestro deber (…) Es muy importante que estos días se apriete el control, porque si no, vamos a tener una recaída”, manifestó.

En Colombia, con 71.183 enfermos y 2.310 fallecimientos, el Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación de Bogotá informó que comenzó un ensayo clínico con el que se espera mostrar buenos resultados al inyectar plasma de pacientes recuperados a quienes están gravemente enfermos.

El instituto ya cuenta con donaciones de sangre de algunos pacientes recuperados y ha convocado a nuevos sobrevivientes que hayan estado hospitalizados por la COVID-19 y que no hayan tenido síntomas por dos semanas al hacer sus donaciones.

En tanto, en el departamento de Chocó las autoridades confirmaron que 100 miembros de la Policía Nacional resultaron contagiados de la COVID-19 debido a la alta exposición en que se encuentran debido a sus funciones de vigilancia y control en el municipio.

En Bolivia, economistas y empresarios señalaron que los escenarios que se vislumbran en el país durante y después de la pandemia incluyen una compleja recesión económica, deflación e indicadores macroeconómicos con cifras negativas que afectarán la estabilidad del país.

Ante esta situación comenzaron a ventilarse propuestas urgentes de corto, mediano y largo plazos que permitan enfrentar la crisis económica, orientadas a la reactivación de sectores productivos, el incremento de exportaciones, la flexibilización impositiva, el evitar el déficit fiscal, el apelar a los créditos con bajos intereses y el diseño de un plan de emergencia que evite el cierre de unidades productivas y el desempleo.

El economista y docente de la Universidad Católica de Bolivia, Gonzalo Chávez, dijo a Xinhua que es un hecho que Bolivia debe enfrentar una recesión y deflación, debido a que la pandemia paró la economía y pone en riesgo la estabilidad boliviana, por lo que es urgente un “macroplan” que reactive la economía boliviana para encarar este momento complejo.

Finalmente, en República Dominicana se reportaron 27.370 casos y 669 muertes, mientras que en Cuba hay 2.315 enfermos y 85 decesos. (XINHUA)