CORONAVIRUS Y DESEMPLEO

 La exclusión social se asocia al acceso precario y, en los casos más graves, a la falta de acceso de los derechos y condiciones que constituyen la ciudadanía plena. Por ello, es el último eslabón en el proceso de desafiliación social, económica y relacional.

Es un proceso e implica una trayectoria: en muchas ocasiones viene desencadenada por un acontecimiento, aunque en otras se haya adquirido la condición de excluido por transmisión ínter generacional. No se es excluido, sino que se está excluido.

Por supuesto que esta exclusión constituye un problema multidimensional, tanto en lo que se refiere a sus causas (desempleo, bajos ingresos, discapacidad, enfermedad, toxicomanías, entre otras) como a las políticas públicas a establecer para lograr su superación.

En México, a la transmisión ínter generacional, este año se ha agregado otro factor desencadenante: la crisis de sanidad y económica derivada del surgimiento y expansión del virus Covid-19, que ha afectado de manera significativa al ritmo de generación de empleos.

De acuerdo a los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, como consecuencia de los efectos derivados por la emergencia sanitaria, en marzo se registró una disminución mensual de 130,593 (ciento treinta mil quinientos noventa y tres) puestos, equivalente a una tasa mensual de -0.6% (menos cero punto seis por ciento).

Por las mismas causas, en abril se registró una disminución mensual de 555,247 (quinientos cincuenta y cinco mil doscientos cuarenta y siete) puestos, equivalente a una tasa mensual de -2.7% (menos dos punto siete por ciento).

Al 31 de mayo de 2020, se tienen registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) 19,583,170 (diecinueve millones quinientos ochenta y tres mil ciento setenta) puestos de trabajo; de éstos, el 86.7% (ochenta y seis punto siete por ciento) son permanentes y el 13.3% (trece punto tres por ciento) son eventuales. En los últimos años, estos porcentajes se han mantenido relativamente constantes.

Sin embargo, el mes de mayo se registró una disminución mensual de 344,526 (trescientos cuarenta y cuatro mil quinientos veintiséis) puestos, equivalente a una tasa mensual de -1.7% (menos uno punto siete por ciento).

Con lo anterior, la disminución del empleo en el sector privado, derivada de la emergencia sanitaria, ya rebasa el millón. Es decir, hay arriba de un millón de desempleados más en el país.

Por otra parte, al 31 de mayo de 2020, se tienen registrados ante el Instituto 997,767 (novecientos noventa y siete mil setecientos sesenta y siete) patrones, lo que equivale a una disminución mensual de mayo de 3,295 (tres mil doscientos noventa y cinco) patrones. (Puestos de trabajo afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social | Sitio Web “Acercando el IMSS al Ciudadano”)

Al reto de la seguridad pública hoy se le agregan con más fuerza el de la sanidad civil y el de la economía. Desafíos que siempre han estado ahí, en el escenario, pero que ahora se manifiestan con más fuerza y requieren de un Estado mexicano más dinámico. Un gobierno más ágil, que no se convierta en un agente opuesto al mercado, sino que camine al lado del mercado en una misma trayectoria. Un gobierno que convoque a empresarios, trabajadores y a toda la sociedad a llevar a cabo los cambios y acciones que permitan afrontar los problemas actuales.

Por otra parte, al existir una caída de la tendencia a invertir de los empresarios nacionales, el gobierno deberá actuar mediante la ampliación de su propio mercado, es decir, aumentar el volumen de compra de bienes, realización de obras de infraestructura y dispersión de recursos a través de programas sociales. Se pretende que los gastos del Estado incrementen el mercado interno, así como la productividad y logren el mantenimiento de un sector privado rentable.

El Estado deberá actuar como creador de las condiciones necesarias de infraestructura, tanto en el área de transporte, comunicaciones, bienestar social, salud, como en el área de desarrollo científico y tecnológico, con lo cual se garantizará el desarrollo de las condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del país.

José Vega Bautista

@Pepevegasicilia

josevega@nuestrarevista.com.mx