CAFÉ POLÍTICO

0
104

AGUA POTABLE, AGUA SIN ARSÉNICO

Volviendo con el tema del agua con arsénico que abunda en nuestra Comarca Lagunera y que dicho sea de paso, parece no existir organismos que se dediquen a potabilizarla; o a velar porque se cumpla con la ley para que la población beba agua de calidad; o autoridades que consigan filtros antiarsénicos y ubicarlos en las zonas contaminantes; o de plano autoridades como la Conagua, IMTA (Instituto Mexicano de Tecnología del Agua), SIMAS, CEAS, Salud Pública, gobiernos federal, estatales y municipales que le entren al toro por los cuernos y dar –después de varias décadas–, una solución a esta grave problemática de salud pública. Aunque parezca increíble todo indica que no existe voluntad política de hacer las cosas porque todo tiene solución. Pero parece que no es el caso en el tema del agua en la Comarca. Esta es la segunda parte de la entrevista a Leonel Chaul Chamut, quien es asesor de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados. Va.

 

“CUANDO NO HAY PA’ LA DE GARRAFÓN, TOMA UNO DE LA LLAVE”

PREGUNTA: Leonel ¿Qué evidencia existe de las enfermedades ocasionadas por la ingesta de agua con arsénico en la Comarca Lagunera?

RESPUESTA: “Mira, te traigo a don José Manuel Zavala Hernández para que él te diga que se siente beber agua con arsénico”. Don José Manuel en este momento frunce el ceño cuándo se acuerda de los ardores punzo cortantes que le provocaban los gusanos en su brazo infestado de gangrena.  “Lógicamente que era el agua con arsénico”, responde sin vacilar. Cuando se le pregunta desde cuando padece ese problema de salud por haber bebido agua con arsénico nos responde: “Yo desde hace 5 años camino como alma en pena por las calles del Cántabro, con el brazo derecho cortado hasta el hombro”. Un padrastro u hongo en el dedo pulgar de la mano derecha, marcó el comienzo de su infortunio. Covadonga, lo mismo que otros ejidos laguneros cercanos, fue conectado a una red por la que corría agua. Se dijo entonces que era traída de zonas libres de este metaloide, que con el tiempo y por efectos de la sobreexplotación de los mantos acuíferos en La Laguna, acabaron por contaminarse, señala Leonel Chaul para luego abundar: “La instrucción de las autoridades de Salud para los habitantes de ésta y otras comunidades, fue que debían tomar agua embotellada y usar el líquido de la llave sólo para bañarse, para lavar platos o cocinar. La medida resultó cara para las pobres y numerosas familias del poblado, que a veces no tienen ni para comer, menos para comprar un garrafón de agua purificada que aquí llega a costar hasta 45 pesos”. Luego señala don José Manuel: “Cuando no hay pa’ la de garrafón, toma uno de la llave, tiene uno que tomar agua”. Luego Chaul Chamut interviene: “Hace tres años el Gobierno de Coahuila mandó instalar en esta comunidad –como en otras de La Laguna–, una máquina purificadora que removía el arsénico del agua a través de un proceso llamado de ósmosis inversa, y que echándole tres pesos por una ranura llenaba un garrafón de 18 litros. Hace más de 4 año la máquina se descompuso y es fecha que nadie ha ido a Covadonga para repararla. Los vecinos de ese pueblo, así como de la mayoría de los ejidos de la Comarca Lagunera, están condenados a seguir tomando agua envenenada”.

EL ARSÉNICO Y LA DIABETES

PREGUNTA: ¿Qué relación tiene el arsénico con la diabetes?

RESPUESTA: “Mira, una investigación realizada en 2004 por la Universidad Juárez del Estado de Durango, reportó que la ingesta prolongada de agua contaminada con arsénico, contribuye al desarrollo de diabetes. Y que aún en las personas no diabéticas el arsénico puede provocar una estrechez en las arterias, con una disminución en la circulación en las piernas, que más tarde resulta en una enfermedad descrita por investigadores taiwaneses como pie negro. La gente que toma más arsénico tiene más probabilidad que le dé diabetes. La diabetes no la causa el arsénico, es una enfermedad multifactorial donde el componente genético hereditario es muy importante. Aquí lo que el arsénico hace es que facilita el desarrollo de la enfermedad”.

 

¡TODOS SOMOS LAGUNEROS!

PREGUNTA: ¿Qué objetivos se han planteado para lograr lo que persiguen y que es Agua Potable para todos?

RESPUESTA: “Quiero decirte que este es el mejor momento de demostrar que ¡Todos Somos Laguneros! Al inicio de esta investigación en 1992, en el tema de agua potable en la Comarca Lagunera de los estados de Coahuila y Durango, de nuestro equipo de investigadores definimos cuales serían los objetivos de todos los trabajos a realizar, hasta conseguir el último y principal objetivo que es tener agua potable de calidad y que dé inicio al establecimiento de las conductas a seguir por todos los involucrados.

La Conagua, IMTA, SIMAS, CEAS, Salud Pública, gobiernos federal, estatales y  municipales, y cada uno de los habitantes de nuestra Región debemos estar todos involucrados. Cabe señalar que entre los objetivos que nos planteamos son: La ética en el trabajo, que se obtiene con el esfuerzo diario, conjuntamente de todos los integrantes del equipo; la responsabilidad de realizar –siempre– todas las actividades tanto técnicas como químico biólogas, físico químicas, etc.; visitas a los pozos que surten de agua para consumo humano en los sistemas de agua municipales de toda la Comarca; y monitorear su contaminación y su avance promedio por año. Estos son los cuatro objetivos principales. Ello para que estos se apeguen a las normas de la Ley de Aguas Nacionales, mismas que se sancionan por los artículos 4, 27 y 73 de la Constitución General de la República. Tenemos que fortalecer el espíritu lagunero, en nuestras familias, en lo social, en el campo, en el seno familiar porque ¡Todos Somos Laguneros! Los cuatro objetivos a lograr se han cumplido. Esto nos permite con la certeza técnica, acercarnos a cumplir el penúltimo objetivo, que es lograr que cumplan las autoridades competentes con la Ley de Aguas Nacionales; y por último, cumplir con el compromiso que es el obtener y conservar la salud, bebiendo agua limpia; evitando el envenenamiento paulatino con daños irreversibles en la salud de los que habitamos en nuestra querida Comarca Lagunera