La lucha libre en tiempos del Covid-19: piden gladiadores reanudar actividades deportivas para volver a su pasión

Tres meses han pasado desde que los exponentes de la lucha libre saltillense Furia Azul, Hijo del Guerrero Negro y Zorro Plateado Jr, tuvieron que abandonar temporalmente los cuadriláteros tras la llegada del único oponente cuyos estragos no se han podido vencer, el Covid-19, enfermedad infecciosa que mantiene suspendida la realización de eventos masivos y la apertura de espacios deportivos como las arenas de lucha en las que están acostumbrados a mostrar sus dotes como gladiadores, mientras el público les aplaude y reconoce.

“Hay que recordar que nuestro precioso deporte es parte de la cultura de México y, en definitiva, el que nuestros aficionados no tengan esta distracción, esta fuga, este escape que les proporciona nuestro deporte, si nos vamos a la psicología social, puede tener problemas y repercusiones dentro de su mismo entorno. Creo que sí está mal considerado que nada más (la afectación) es para los luchadores como tal por una entrada económica”, dijo para El Heraldo, Furia Azul.

Aunado a la frustración que les produce no medir fuerzas con sus adversarios, convivir con los aficionados ni ponerse su “tapa” o uniforme que les permite dejar de lado su vida personal para transformarse en verdaderos guerreros, la falta de ingresos por funciones y entradas les ha perjudicado en su economía.

“Nos ha afectado demasiado a quienes nos dedicamos a esto. Nos ha afectado física y económicamente porque es otra parte de nuestra vida. Dedicarnos a la lucha libre es algo que amamos y estar encerrado en casa es desesperante porque siempre hemos estado en toda la República Mexicana y al estar inactivos no nos sentimos a gusto. Económicamente me ha afectado demasiado, no hablo sólo de mí sino de mis compañeros en general, ya que al no tener funciones no tenemos un sueldo”, comentó Hijo del Guerrero Negro.

Deseosos de volver al deporte de las llaves, vuelos, máscaras y cabelleras, los tres luchadores se mantienen al pendiente de recibir la buena noticia de que un día las puertas de las arenas como la Pavillón del Norte (APN), Arena Coliseum u Obreros del Progreso se reabran, dándoles paso a ese otro mundo lleno de tradición e identificación mexicana por el que transitan: el de la lucha libre.

“Ha sido muy difícil para nosotros porque estamos acostumbrados a esta actividad. Todo está cerrado por cuestiones de salud, ya es tiempo de que muchas actividades deberían de reactivarse. El deporte aporta a la comunidad y a la sociedad el bienestar de las personas, así como un espectáculo al aficionado donde puede distraerse y relajarse un poco. Si se toman las medidas necesarias como exigencia de gobierno, yo levanto la mano para que se reactive la lucha libre”, indicó Zorro Plateado Jr, heredero de una de las figuras luchisticas más emblemáticas de Saltillo.

ALTERNATIVAS Y FUTURO 

El propietario de la Arena de Lucha Libre Obreros del Progreso, Víctor Manuel Martínez Avalos “Costeñito Moy”, también extraña que la gente entre a este recinto y ver cómo niños y grandes se ponen una máscara y se vuelven “rudos o técnicos”, pero es consciente de que la contingencia para prevenir contagios del virus se mantiene vigente. Ante esto, augura que el futuro inmediato de la lucha libre local será el de transmisiones a través de redes sociales, donde únicamente estén presentes los luchadores y el réferi, tal como ya se hace a nivel nacional en la empresa AAA, la cual ha transmitido periódicamente funciones a través de YouTube.

“En Ciudad de México sí dejan hacer ese tipo de funciones a puerta cerrada y en Monterrey la semana pasada hubo una función a puerta cerrada. ¿Por qué en otros lados sí está habiendo este tipo de funciones y aquí no? Yo me imagino que todavía pasará el mes de julio sin actividad, para agosto ojalá nos den luz verde para seguir adelante con estas funciones”, señaló Víctor Manuel Martínez Avalos. (OMAR SOTO / FOTOS: CORTESÍA LUCHADORES)