CÁPSULAS SARAPERAS

 

 

El Padre Humberto González

En esta ocasión te platico de un Saltillense muy querido, nacido en nuestra ciudad el 28 de noviembre de 1928. Me refiero al Padre Humberto González, un Saltillense a quien sus conciudadanos respetan, admiran,  y lo más importante, lo quieren.

El Padre Humberto es el primer coahuilense ordenado en el Vaticano, esto pasó ya hace 68 años, en el año de 1952.

Prefecto de disciplina y profesor de latín, francés, historia y geografía en el Seminario de Saltillo, entre los años de 1966 y 1990 gestionó y coordinó los trabajos de restauración de nuestra emblemática Catedral de Santiago, también del mismo edificio el reloj y el órgano.

El Padre Humberto sabe muy bien, que el formar a la niñez y juventud es fundamental para evitar desiguadaldes sociales y ejemplo de ello es el Colegio Morelos, del cual fue fundador en el año de 1970.

Testigos de la bondad del padre Humberto son Caritas Parroquial y Caritas Diocesana, como ejemplo de su sensibilidad por el prójimo quien se preocupa por las personas de escasos recursos, grupos marginados, así como personas con capacidades diferentes.

Una Cápsula es insuficiente para hablar del padre Humberto, quien es un ejemplo de bondad y sencillez, Saltillo le reconoce su aporte a nuestra hermosa ciudad.

Definitivamente el Padre Humberto González, es un Saltillense, como muchos que tenemos y que vale la pena presumir.

Artículo anteriorEl camino para vivir en las estrellas es difícil pero no imposible
Artículo siguienteVÁLVULAS DE ESCAPE
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.