Sello de Trump ante la pandemia ha sido unilateralismo y búsqueda de culpas, coinciden expertos latinoamericanos

El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, aprovechó la pandemia de COVID-19 para tomar medidas unilaterales al tiempo que pretende culpar a otros de las fallas en la gestión de la emergencia, según voces expertas.

El politólogo guatemalteco Manuel Villacorta dijo a Xinhua que Trump buscaba culpar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) del mal manejo que su administración ha hecho de la pandemia en Estados Unidos, el país más afectado a nivel global por el coronavirus.

La ruptura de Estados Unidos con la OMS, que Trump anunció el viernes alegando una inadecuada respuesta de la organización internacional a la pandemia, es un error grave porque todos los países deberían estar cerrando filas para enfrentar la emergencia, expuso.

El académico y asesor guatemalteco calificó de “devastadores” los resultados de la Administración Trump frente a la emergencia sanitaria y enumeró el saldo hasta el momento en ese país: más de 100.000 decesos, 40 millones de desempleados y empresas en quiebra.

“Por lo tanto, el presidente Trump busca culpar a alguien más, primero lo hizo con China y ahora lo hace con la OMS, un error político sin precedentes”, planteó Villacorta, también exembajador de Guatemala en Israel.

Otros analistas latinoamericanos han coincidido en que Trump mostró parálisis para actuar ante la COVID-19 después de que la OMS declaró la emergencia global el 30 de enero, además de que era la primera vez en años que Estados Unidos no lideraba una iniciativa mundial de combate.

“En lugar de lanzar una campaña seria para promover el distanciamiento social y ordenar tests y ventiladores, Trump minimizó constantemente la pandemia”, escribió el columnista argentino Andrés Oppenheimer en un artículo publicado el 4 de mayo.

Igualmente, expertos han señalado que Washington aprovechó la pandemia para aplicar de manera unilateral medidas migratorias en la frontera sur de Estados Unidos, luego de que ordenó la expulsión expedita a México de migrantes de cualquier país que la crucen irregularmente.

Las expulsiones rápidas, que ignoran el proceso legal migratorio bajo alegatos sanitarios, comenzaron el 21 de marzo y para las dos siguientes semanas alrededor de 10.000 migrantes habían sido enviados a México, muchos de ellos centroamericanos, según prensa estadounidense.

“La deportación de migrantes a México por parte de Estados Unidos de forma unilateral, rápida y a altas horas de la noche dificulta el seguimiento y la revisión médica de estos migrantes e incrementa la posibilidad de que personas contagiadas están ingresando al país”, advirtió El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) mexicano en un documento.

La medida generó presión en autoridades y albergues de la sociedad civil en la frontera mexicana para poder atender a migrantes que, ante cierres de fronteras en Centroamérica por la pandemia, no tenían opción de regresar a su país, según relataron a Xinhua encargados de refugios.

Para Claudia Masferrer, profesora investigadora de El Colegio de México, la pandemia resultó una “excusa perfecta” para que Trump continúe con las restricciones migratorias y es previsible que utilice el tema de la migración en la búsqueda de su reelección en noviembre próximo.

“Los migrantes han sido para el presidente Trump y para otros presidentes, en otros contextos, siempre el chivo expiatorio de todo (…) Me preocupa que el sentimiento antimigrante, el sentimiento antimexicano, aumente en el contexto electoral”, expuso a Xinhua la experta.

La Administración Trump mantuvo las deportaciones masivas hacia América Latina durante la pandemia sin antes hacer pruebas de COVID-19 a los migrantes, generando que varios países debieran lidiar con repatriados que resultaron positivos por el virus para evitar brotes.

“El mundo ha sufrido en carne propia el esquema mental de Trump: sí es más barato y menos complicado deportar que invertir en atención médica, aunque haya evidencia de que están contagiados, ellos no van a tentarse el corazón”, dijo a Xinhua el docente investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) Rodolfo García Zamor en abril pasado. (XINHUA)