Crean en México hisopos biodegradables con tecnología 3D para enfrentar pandemia

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) crearon hisopos biodegradables con tecnología 3D para enfrentar la escasez de insumos médicos derivada de la pandemia por COVID-19.

“Con la emergencia sanitaria, los insumos con los que se realiza el diagnóstico para la COVID-19 han escaseado como los hisopos, por lo que desarrollamos un prototipo lo más rápido posible pero que también fuera amigable con el medioambiente”, dijo a Xinhua la experta del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología (ICAT) de la UNAM Celia Sánchez Pérez.

Los hisopos, que se desintegran en unos 90 días, se usan para recolectar una muestra de células, a través de un frotamiento de la mucosa faríngea, tanto vía nasal como oral, de acuerdo con la científica.

“Tratamos de resolver la emergencia sin complicar el proceso y para lograrlo se utilizó la impresión 3D, una técnica muy versátil que actualmente se usa de manera muy recurrente y rápida de realizar diferentes diseños”, expresó Sánchez Pérez.

Los instrumentos diseñados por la UNAM utilizan un material biocompatible, es decir, que no daña ni causa alguna reacción en el organismo humano.

“Los insumos causan una menor molestia al paciente y es compatible con pruebas PCR”, dijo la universitaria.

Los hisopos comerciales son bastoncillos con fibras hiladas poliméricas, específicamente de nylon en la punta.

Sin embargo, en este innovador insumo, estas fibras fueron sustituidas por un entramado hecho de un polímero que constituye todo el hisopo, desde el mango del bastón hasta la zona de recolección de la muestra.

“Estamos pensando en cada posible enfermo para que pueda ser mejor atendido y con mayor rapidez en los distintos hospitales de México”, refirió la especialista.

Hasta ahora, las muestras se han distribuido en diversos hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en la clínica de diagnóstico de la COVID-19 de la UNAM, para realizar pruebas.

“Estamos en el momento más crítico de la pandemia, por lo que este tipo de insumos están escasos y es importante ponerlos al alcance de los institutos médicos en México”, abundó Sánchez Pérez.

El diseño del ICAT está listo para fabricarse en masa, inclusive en procesos de esterilización masiva y empacado.

Para distribuirlos más rápido, la universitaria dijo que es necesario unir las diferentes fuerzas del país, entre ellas, las universidades y las grandes industrias, así como los actores sociales.

“Lo que pretendemos es evitar carencias de insumos, pues cuando hay una carencia, el personal de salud no tiene holgura en tomar decisiones de cuántas pruebas se corren al día para detectar la nueva enfermedad”, agregó la investigadora de la UNAM.

La cifra de muertos en México llegó este sábado a 9.779 y la de casos confirmados a causa de la COVID-19 a 87.512, según el último informe de las autoridades sanitarias. (XINHUA)