ZAGAL


Los Protagonistas

Están por cumplirse cinco meses ya, de lo que se puede asegurar, será un año inolvidable para la historia moderna de por lo menos, creo yo, el primer lustro de siglo.

Entre desastres naturales, tensiones diplomáticas, conflictos económicos y la actual pandemia, los cuales se pudieran definir como una verdadera serie de eventos desafortunados, o afortunados en el sentido de que dichos hechos nos han convocado a la sociedad a reflexionar del gran impacto que tiene nuestro desenvolvimiento en el planeta.

Y ya que hicimos mención de un objeto astronómico, estamos por ser testigos de un suceso que debemos de agregar a la lista, el cual, si el clima lo permite, se llevará a cabo el día sábado y romperá el paradigma de la exploración espacial como la conocemos. El lanzamiento de la cápsula espacial Crew Dragon que, por primera vez en nueve años, volverá a transportar astronautas desde suelo americano hacia la Estación Espacial Internacional.

Lo particular en el tema es que todo lo que implica el llevar a dos hombres al espacio, tanto la propia cápsula, como el cohete propulsor, así como parte del control de la misión, fue diseñado por la compañía SpaceX, como parte de un programa de la NASA en el cual se apuesta para que sean compañías privadas quienes elaboren astronaves que transporten seres humanos a la EEI.

Fue en 2010, cuando la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió terminar el programa Constellation que proponía un regreso a la luna por parte de EUA precisamente para el 2020, bajo el modelo “tradicional” del transbordador espacial.

Que se esté llevando a cabo en el presente tiempo, sin duda genera un paradigma prometedor a un mundo soñado por muchos en el que la actividad económica no solo sea capaz de traspasar fronteras, sino también la atmósfera, a través de relaciones entre gobiernos y organizaciones privadas, para hacer cosas que antes requerían a un país entero, para así crear nuevas oportunidades en favor de la experimentación y el descubrimiento.

Lo más importante a rescatar de todo esto, creo yo, es el común denominador que une a cada uno de los eventos que han tomado escena en este 2020. Si bien, algunos pronosticados y otros completamente inesperados, lo que han tenido en común es que las personas que se han encargado de sacar adelante todas estas situaciones, son personas que muchas veces pasan desapercibidas en nuestro individual día a día. Y es que, en todos los casos, las celebraciones que dejan se basan en la salvación de vidas y propaganda a la ciencia, donde bomberos, investigadores, médicos y ahora astronautas, son los verdaderos protagonistas que están demostrando que aún existe esperanza.

Reciban un saludo, muchas gracias.

Nos leemos la siguiente semana.

 

@Dan_Fdz