Naomi Osaka es la atleta femenina mejor pagada de la historia, superando a Serena Williams

0
43
 (Xinhua/Li Yibo) (da) (ah) 

Estados Unidos.- Naomi Osaka tenía solo un año cuando Serena Williams ganó su primer título de Grand Slam en 1999. Diecinueve años después, Osaka venció a Williams en la final del Abierto de Estados Unidos para ganar ella su primer Grand Slam. Fue uno de los partidos más controvertidos en la historia que involucró tres violaciones de código contra Williams. Actualmente, el as de 22 años ha derrotado a su legendaria rival una vez más, esta vez por presumir ser la atleta femenina mejor pagada del mundo.

De acuerdo con Forbes México, Naomi Osaka ganó 37 mil 400 millones de dólares (mdd) en los últimos 12 meses de premios en metálico y patrocinadores.  Mil 400 mdd más que Serena, estableciendo un récord de ganancias de todos los tiempos para cualquier atleta femenina en un solo año; Recordemos que Maria Sharapova tuvo el récord anterior con 29 mil 700 mdd en 2015.

Osaka ocupa el puesto número 29 entre los 100 atletas mejor pagados, mientras que Williams es el número 33. Es la primera vez desde 2016 que dos mujeres entran en el ranking de los 100 atletas mejor pagados, con la lista completa de Forbes 2020, programada para lanzarse la próximas emana.

“Para aquellos fuera del mundo del tenis, Osaka es una cara relativamente fresca con una gran historia”, dice David Carter, profesor de negocios deportivos en la USC Marshall School of Business. “Combina su juventud y bicultura, dos atributos que la ayudan a identificarse con audiencias más jóvenes y globales, por lo que el resultado es la aparición de un ícono global de marketing deportivo”.

Su ascenso pone fin a una racha ganadora y definitiva para Williams, quien ha sido la atleta femenina mejor pagada del mundo en los últimos cuatro años, con un ingreso anual (antes de impuestos) que oscila entre 18 mdd y 29 mdd. La 23 veces campeona de Grand Slam ha recaudado casi 300 mdd durante su carrera donde los patrocinadores han lucrado con la estrella de 38 años.

El ascenso de Naomi Osaka a la cabeza de las listas fue una convergencia perfecta de varios factores. En primera demostró su valor en la cancha, con títulos consecutivos de Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos en 2018 y el Abierto de Australia en 2019. Además por su herencia, tiene una madre japonesa y un padre haitiano-estadounidense, lo que ayudó a distinguirla de los demás; Con solo 20 años cuando ganó su título abierto y una personalidad atractiva.

(Xinhua/Liang Xu) (jg) (ah)

Las raíces de Osaka son cruciales para su respaldo al estrellato; nació en Japón y al cumplir tres años, ella y su familia se mudaron a Long Island, Estados Unidos, posteriormente se dirigieron a Florida; además su hermana mayor, Mari, también juega en el circuito profesional.

En 2014, se convirtió en profesional, un mes antes de cumplir 16 años. Para 2016 rompió el top 40 de la Asociación Femenina de Tenis (WTA) y en marzo de 2018 ganó su primer título en Indian Wells. En los próximos 12 meses, se convirtió en la primera jugadora japonesa en ganar un slam, y en la primera tenista asiática en ser la número 1 del mundo.

Osaka mantiene la doble ciudadanía, sin embargo, tomó la sabia decisión de representar a Japón antes de los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 2020 que se pospusieron. Esta decisión la convirtió en un producto aún más atractivo para los patrocinadores olímpicos, como Procter & Gamble, All Nippon Airways y Nissin, que firmaron acuerdos de patrocinio con Osaka para usarla en la comercialización de los Juegos, actualmente programados para el verano de 2021.

Se espera que sea una de los rostros de los Juegos Olímpicos que provoque niveles de emoción sin precedentes entre el público japonés, pues antes del coronavirus ya tenía fieles seguidores.

La última atleta femenina con mayores ingresos (fuera de Williams y Sharapova) fue Venus (hermana de Serena) en 2003. Todo indica que el tenis continúa siendo la única ruta para que las mujeres se ubiquen entre las estrellas deportivas femeninas mejor pagadas. En tanto, Sharapova, Li Na, Serena y ahora Osaka son las únicas mujeres que se encuentran entre las 100 personas con mayores ingresos en deportes desde 2012. La atleta femenina mejor pagada cada año -desde que Forbes comenzó a rastrear los datos en 1990- ha sido tenista, con Steffi Graf y Martina Hing quienes cuentas con los mayores ingresos la mayor parte de la década de 1990.

Los jugadores de tenis son carteles publicitarios en el único deporte mundial importante en el que hombres y mujeres tienen cierto nivel de igualdad en sus cheques de pago, gracias a las audiencias de tamaño similar que sintonizan los torneos. Desde 2007, el dinero del premio en los cuatro eventos de Grand Slam ha sido similar, aunque los hombres aún ganan más en torneos de menor nivel.

La marca de dirección de Osaka es IMG, la poderosa agencia de tenis, que se apoyó en su historia con estrellas femeninas del tenis cuando Osaka comenzó a explotar, habiendo representado a Maria Sharapova y Li. Stuart Duguid es su agente principal.

El acuerdo de vestimenta es casi siempre el mayor respaldo para las estrellas de tenis y Osaka también lo aprovechó ya que llegó al mercado abierto tras ganar dos grandes torneos. Ante esto, se desencadenó una guerra de ofertas de la agencia libre entre Nike y Adidas (su patrocinador de indumentaria anterior). El Swoosh surgió en la cima y le pagó más de 10 mdd el año pasado en un acuerdo que se extiende hasta 2025.

 (Xinhua/Bai Xuefei) (ra) (rtg)

Osaka aseguró una disposición extremadamente rara pero lucrativa en su contrato con Nike. El gigante de la ropa deportiva siempre exige que sus jugadores de tenis se vistan con la ropa de Nike de la cabeza a los pies, sin ningún otro logotipo en sus camisas o sombreros. Esta es una propiedad lucrativa para los especialistas en marketing, ya que las cámaras se centran estrechamente en el jugador mientras sirven o se preparan para devolver el servicio.

Por lo que Nike nunca hizo una exención para Serena, Sharapova, John McEnroe, Andre Agassi o cualquiera de las otras estrellas de tenis comercializables en su establo. La única excepción hasta el año pasado fue Li Na de China; Osaka fue el segundo, gracias al apalancamiento masivo con Sharapova en camino a la jubilación y Williams cumpliendo 39 años este año. Sus ofertas de “parche” son con All Nippon Airways, MasterCard y Nissin Foods (el fabricante de fideos ramen).

En el cuarto trimestre de este 2020, Nike planea lanzar una línea de ropa urbana de Naomi Osaka en Japón, con sudaderas, leggings y camisas, así como una nueva colección cada temporada. Sin embargo, no habrá ropa de tenis.

Actualmente, Osaka tiene 15 socios de respaldo, incluidas las marcas globales como Nissan Motor, Shiseido y Yonex, cuyas raquetas de tenis ha usado durante más de una década; casi todos valen siete cifras anuales.

IMG usó su experiencia en Japón con Kei Nishikori, quien nunca ganó un Grand Slam pero es el jugador masculino japonés más exitoso de la historia, lo que resulta en una cartera de avales por un valor de 30 mdd al año.

Con una gran cantidad de respaldo en efectivo, Osaka se asoció con varias marcas el año pasado, con importantes componentes de capital, incluidas las bebidas deportivas emergentes BodyArmor e Hyperice (fabricante de productos de recuperación y movimiento).

Y se ha visto, las marcas se están alineando para entrar en el negocio de Naomi Osaka. (FORBES MÉXICO)