CAFÉ POLÍTICO

ALFONSO RAMÍREZ Y EL INEGI

Sin duda que al seno de Morena y dentro del Gobierno de la 4T hay comunistoides que quieren hacerle daño a México. Cegados por esta ideología abominable y atroz, se erigen varios defensores del Foro de Sao Paulo que no es otra cosa que una estrategia para socializar al mayor número de países de América Latina. Para uno de ellos, Alfonso Ramírez Cuellar –dirigente interino de Morena–, “medir la concentración del ingreso en nuestro país (…) Hay que medir también la desigualdad y la concentración de la riqueza”, es una propuesta que haría Morena como iniciativa de ley para ser aprobada por ambas Cámaras. Además, éste bribón y sinvergüenza  dirigente propone que el “INEGI debe entrar, sin ningún impedimento legal, a revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas (…) Además el INEGI debe tener acceso a las cuentas del SAT y a toda la información financiera y bursátil de las personas”. ¿Cómo la ve? Por cierto, el presidente Andrés Manuel dijo el lunes que “Antes se decía, desde hace muchos años ¿Qué haremos con los pobres? Ahora no es así, ahora podemos decir ¿Qué haremos con los ricos?

 

ORGANISMO INQUISITORIO

Es decir, a través de un INEGI como organismo inquisitorio y tratar de despojar a los ricos de su riqueza que la gran mayoría de ellos han acumulado durante toda su vida –a través de un trabajo duro, legítimo y legal–, es no tener madre. Por cierto, algunos diputados y senadores de Morena –bien nacidos– se oponen a esta torpeza y necedad de Ramírez Cuellar. Incluso el Preciso dijo que no la apoya, por lo que vemos demasiado complicado para que sea aprobada por el Congreso de la Unión. Máxime y en virtud de que se necesita la mayoría calificada, así como la aprobación de la mayoría de los Congresos locales toda vez que se trataría de reformar artículos de la Constitución General de la República. Es decir, Morena y Ramírez Cuellar no la tienen tan fácil. No podrán salirse con la suya.

 

CON CARBÓN Y COMBUSTÓLEO, 50 AÑOS DE ATRASO

Otro de los desbarres de este gobierno de la Cuarta Transformación es que el Gabinete de Energía ha dejado mucho que desear. Huelga decir que este Gabinete es encabezado por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, así como por los directores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett y el de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza. Ahora bien, la CONCAMIN, COPARMEX, CCE y el PAN han pedido a AMLO que destituya a este Gabinete por inoperante e incapaz. Y vaya que tienen razón. Cabe destacar que el desplazamiento de la generación limpia de electricidad para regresar al carbón y al combustóleo (altamente contaminantes), que viene siendo una de las afectaciones más graves y directas sobre la población, se deriva en una cadena de irregularidades. Es decir, con la medida que ha adoptado México, nos vamos 50 años atrás en que toda la energía era a través del carbón y combustóleo.

 

MÁS DE 6 MIL 500 MILLONES DE DÓLARES

Por ejemplo, eliminar la posibilidad de instalar plantas de energías limpias (eólica y la solar) que resultan más baratas y sin impacto al medio ambiente, ha comprometido a México en los acuerdos internacionales ya que tal medida ha generado la protesta de las embajadas de 19 naciones que integran la Unión Europea, toda vez que se ponen en riesgo inversiones –por más de 6 mil 500 millones de dólares– de las empresas que están instaladas en nuestro país. Lógico; hay que esperar que países como Japón, Italia, España, Alemania, Francia, Canadá y Estados unidos, demanden a nuestro país en los tribunales internacionales. Y claro, hay que resarcirles con un billetote descomunal. Por cierto, Manuel Bartlett, el símbolo de la corrupción en nuestro país, ante tanta riqueza de más de 800 millones de pesos, a ver si el INEGI y sus “investigadores” aguantan hacerle una visita a sus 25 casas y 15 empresas particulares para medirle su riqueza. En todo caso, por ahí deberían de empezar.

 

“NO SE VALE NI POLITIZAR, NI PARTIDIZAR, NI ECHAR CULPAS”

¿Qué pasará con él, porque parece que no entiende? ¿Le habrán dicho sus más cercanos a Jorge Zermeño que hay que acatar las disposiciones de los gobiernos federal y estatal? ¿Por qué siempre pone su cara hostil, como rival y enemigo; como discrepante y cismático? Carajo, quisiéramos tener otro alcalde que no sea caprichosos y contumaz, que sepa respetar y que no se haga el occiso al decir que está dispuesto a colaborar (en el combate a la pandemia de emergencia sanitaria). Por cierto, Jorge reclamó por el “uso político” que se le da en contra del Ayuntamiento de Torreón. “No se vale ni politizar, ni partidizar, ni echar culpas”, dijo el lunes una vez que terminó la reunión del Subcomité Regional de Salud de Coahuila en La Laguna en donde el gobernador Miguel Ángel Riquelme señaló que de manera gradual y paulatina se reanudarán las actividades económicas en el estado.

 

“NO BUSQUE CULPABLES”

Por ejemplo, las primeras en reanudar actividades serían las empresas del ramo automotriz, del ramo manufacturero y del ramo de la minería. Por cierto, una vez que Zermeño dijo que “No se vale ni politizar, ni partidizar, ni echar culpas porque siento que es una campaña de desprestigio hacia mi administración”, aprovechando el foro y tratando de echarle la culpa a los medios de comunicación en virtud de que Vanguardia de Saltillo había subido a la red un video criticando a Zermeño. El Gober le contesto palabras más, palabras menos; oiga alcalde hay que aclarar las cosas. Los medios de los que usted se queja, son a los que usted ha hecho declaraciones. Y esos medios le han respondido de manera directa. “No busque culpables”. Jorge aguantó y ya no respondió. Y es que Zermeño –todo mundo sabe– siempre se quejó y estuvo en contra de los filtros sanitarios, de los cubrebocas y de la sana distancia. Incluso, no dejó entrar a personal de la Secretaría de Salud del Estado a sanitizar el edificio de Presidencia Municipal. Claro, el COVID-19 se disparó aquí en Torreón con más contagiados y más muertos. Así las cosas pues.