Niños vuelven a las calles en Buenos Aires tras dos meses en cuarentena por COVID-19

Los niños y adolescentes de Buenos Aires volvieron a las calles en el primer día de salidas recreativas permitidas por las autoridades tras casi dos meses en cuarentena por la pandemia del nuevo coronavirus.

El permiso para los menores de 16 años rige únicamente los fines de semana y, a fin de ordenar las salidas, el gobierno de la ciudad estableció que los paseos se extiendan no más de una hora y a no más de 500 metros del domicilio.

“Todos los menores deben estar en compañía de un adulto, cuyo documento de identidad determina el día para salir. Si termina en número par, salen hoy, que por ser día 16 es un sábado par, y si el documento termina en número impar, saldrán mañana, que es domingo 17”, explicaron a Xinhua voceros del gobierno porteño.

Un recorrido de esta agencia por los barrios de Villa Urquiza, Belgrano y Villa Pueyrredón, en el norte de la capital, corroboró la presencia de cientos de niños, felices por estar de regreso en las calles.
“Están contentos de estar otra vez al aire libre, fueron casi 60 días de encierro total para ellos”, dijo a Xinhua Laura, madre de Bianca, de 5 años, y de Vito, de 1 año y 10 meses de edad.

La mujer contó que por la estricta cuarentena en vigor desde el 20 de marzo no llevó a sus hijos a vacunar cuando correspondía.

“Preferí esperar para no exponerlos. Ahora veré cuándo los llevo”, dijo.

Las autoridades advirtieron que en las plazas y parques solo se puede circular por veredas y caminos internos, en el caso de que estén abiertas, sin la posibilidad de sentarse.

Además, para minimizar el riesgo de contagio, los niños no pueden jugar con otros ni agruparse, y deben mantener distanciamiento.

“Estaba aburrida en casa, sin poder ir a la escuela ni ver a mis amigas. Ahora por lo menos camino por el barrio”, dijo la adolescente Anna, acompañada por su madre, Verónica, que destacó que su hija “hace dos meses no salía a la calle”.

Florencia, madre de Tomás, de tres años, y Carlos, padre de Benicio, de tres años, también aprovecharon la salida autorizada para que sus hijos vuelvan a la vía pública.

“Hace casi dos meses que mi hijo no sale. Para toda la familia fue una situación difícil, pero ahora aprovechamos estas cinco cuadras para dar una caminata y estar al sol”, dijo la mujer.

Veredas de los barrios, en silencio durante semanas, volvieron a ofrecer sonrisas, juegos y nutrido tránsito de bicicletas, monopatines, carros de bebé e incluso mascotas.

El vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, Roberto Debbag, dijo a la prensa local que “los padres deben charlar con los niños para que sepan que es una salida recreativa, en un horario determinado, para estar juntos al aire libre, pero que no van a estar en contacto con otros niños ni con otros adultos”.

El ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós, aseguró que las salidas recreativas no deberían afectar la curva de contagios si se cumplen las pautas establecidas.

Hasta el momento, Argentina, en cuarentena hasta el 24 de mayo, registra 7.479 casos de la COVID-19, de los cuales 2.833 corresponden a Buenos Aires. (XINHUA)