Operan parroquias de Saltillo en números rojos; piden a feligreses ayudar

Mario Carrillo Palacios, párroco de la Parroquia de San Esteban, en Saltillo, reconoció que a falta de misas presenciales por la emergencia sanitaria producto del Covid-19, de las cuales se obtenían recursos por medio de la aportación de fieles, realización de algunas por bodas, quinceaños y bautizos, este espacio religioso se encuentra en una situación económica preocupante.

“La necesidad es general. La iglesia tiene su mayor ingreso de las colectas, de las ofrendas que los fieles hacen en las ceremonias. Luego viene otra parte que es la oficina, los que pagan bodas o pagan bautizos y eso hace que se vaya formando un ingreso por el cual ya se van pagando los gastos. Por ejemplo, San Esteban gasta como 90 mil pesos al mes en trabajadores, en servicios, en agua, luz, teléfono. Nosotros sostenemos todavía los sueldos de la nómina pero se han suspendido algunas cosas, por decir aquí ya el teléfono se suspendió y así va a ir pasando. Si se necesita se deja de pagar otra cosa”, explicó para medios, el párroco Mario Carrillo Palacios.

“San Esteban ya no tiene (reservas económicas) su cuenta está en negativo ahorita. La gente que pueda ayude, sobre todo a sus mismas parroquias, no digo que a mí sino a su parroquia respectiva. Lo mucho o poco que puedan dar, sí es muy urgente para muchos, los que no con sus oraciones basta”, agregó.

Señaló que esta situación se asemeja a la de más parroquias de la localidad, por lo que urgió a la feligresía a acercarse a estos recintos para apoyar de alguna forma a solventar sus necesidades. Asimismo, indicó que pese a que la Diócesis de Saltillo lanzó un programa “de adopción” de parroquias, la de San Esteban decidió no participar para darle prioridad a otras en mayor desventaja.

“La Diócesis ha puesto por medio de la economía una plataforma para que ayuden a las parroquias. Se invitó a todos los que tuvieran necesidad pero nosotros, San Esteban, prefirió que hubiera otras parroquias más de plano necesitadas, nosotros no nos inscribimos ahí. Ahorita estamos llegando todos ya al colapso, los del Centro y los de las orillas (de la ciudad) por eso la insistencia es si yo soy fiel de una parroquia de la orilla o del Centro, mande su ayuda”, mencionó. (OMAR SOTO)